Ya vimos hace un tiempo cómo podemos fortalecer la espalda mediante diferentes ejercicios, igual que los pechos o la zona lumbar. Ahora nos centraremos en las muñecas, una articulación en la que muchos sufren dolor al realizar algún esfuerzo.

Es básico, a la hora de protegerlas  que tengamos en cuenta no volcar toda la tensión de un peso elevado sobre ellas. Lo ideal es ayudarnos con los músculos del brazo y del antebrazo para aguantar el empuje.  De esta manera conseguiremos proteger nuestras muñecas y aumentar el peso que podemos levantar. Pero para apoyarnos en estos músculos es vital que los fortalezcamos con unos ejercicios.  

El primer error, y más natural, que cometemos a la hora de protegernos las muñecas es apelar a muñequeras y vendas que sujeten la articulación y tendones cercanos. Con el tiempo esto puede producir que nuestra articulación se acostumbre a un estado de relajación y se vuelvan mucho más sensibles a las lesiones y a los impactos recibidos, corriendo así el riesgo de lesiones. Por todo esto, es importante que tengamos en cuenta que las muñecas pueden dañarse como consecuencia de una serie de acciones y no como resultado de un golpe directo en la articulación.

Para realizar algunos de las actividades que pueden ayudarnos a fortalecer los ligamentos y músculos que rodean la muñeca, podemos valernos de objetos muy comunes y cotidianos de cualquier hogar. Estos ejercicios son:

  • Girar una forma férrea, sólida y pesada con control. Para ello podemos valernos de un martillo o una mancuerna, por ejemplo, giraremos  el martillo con control sujetándolo por un extremo moviendo solo la articulación de la muñeca.
  • Realizar rotaciones constantes con las articulaciones. Para ello podemos realizar el gesto de escurrir un trapo. Este gesto conlleva una rotación con gran esfuerzo de los músculos de la mano y el antebrazo.
  • Flexionar los dedos, muñecas y codos. Para ello flexionamos dedos, muñeca y codo juntando la mano sobre el hombro.
  • Llevar a cabo ejercicios apoyándonos sobre un soporte con enganche, así podremos evitar la dilatación de muñeca con carga y acumular tensión en los nervios del carpo.
  • Comprimir una pelota, de dimensiones pequeñas, de goma o una bola anti estrés. Para ello colocaremos la pelota en la palma de nuestra mano. La envolveremos con los dedos alrededor de ella y la apretaremos con toda nuestra fuerza durante al menos cinco segundos. Lo ideal es repetir esta rutina durante series de 10 veces.

Estas actividades no pueden faltar en nuestras rutinas para mejorar las muñecas y fortificarlas. Imprescindibles si en los deportes que practicamos las muñecas se resentirán, como es el baloncesto o el tenis.  Y si en cualquier momento notamos un malestar en ellas, es muy importante que acudamos a nuestro médico.

Os dejamos con un vídeo donde podéis ver algunas de estas actividades físicas que podéis practicar para tonificar la zona de la muñeca: