Para que no te arrepientas de haber asistido a una de esas comidas o cenas de empresa que se celebran cuando se acercan las fechas de Navidad, te damos seis puntos que debes tener en cuenta para evitar problemas y hacer algunas cosas que podrían resultar un problema para tu vuelta al trabajo:

  1. No bebas más que en el brindis. El alcohol ayuda a desinhibirse, lo cual no siempre es lo más indicado en una celebración en la oficina o con los compañeros de la oficina. Si se toman un par de copas se corre el riesgo de hablar más de la cuenta, de resultar indiscretos o de acabar dando una imagen de nosotros mismos que no nos va a apetecer recordar el resto del año.
  2. Respeta las tradiciones. Si acabas de llegar nuevo a una oficina no trates de imponer lo que según tu criterio sería lo normal en una celebración navideña. Por ejemplo, si no hay costumbre de realizar el juego del amigo invisible puedes sugerirlo, pero no seas excesivamente entusiasta, quizás hay razones que todavía no conoces para que el resto no tengan ganas de llevar a cabo el juego.
  3. Evita hablar de trabajo. Sí, es el tema que os une a todos, pero no es un día para hablar de trabajo y mucho menos para plantear al jefe cualquier problema que pueda haber o una petición de ascenso. Él o ella también están de fiesta y no se van a sentir muy cómodos si tratas de convertir una reunión divertida en una reunión laboral.
  4. Pregunta antes de ir acompañado. En algunas empresas en las cenas es habitual que los trabajadores vayan con su pareja, pero en la mayoría no es así y se suele acudir solo. El motivo es que esto resulta más cómodo para la mayoría, ya que entre los compañeros se conocen, pero las parejas no, por lo que se verían obligados a presentaciones y a estar pendientes de ellos o ellas. Por eso, independientemente de lo que hicieras en tu anterior trabajo, pregunta antes de presentarte con alguien.
  5. No hagas críticas a la organización. No importa quién se haya encargado de organizar la fiesta, seguro que lo ha hecho con la mejor intención y que ha puesto todo de su parte. No queda nada bien que se realicen críticas aunque pretendan ser constructivas. No es el momento, en cualquier caso, cuando se organice la fiesta del próximo año, aporta ideas.
  6. No es lugar para ligues. Hay muchos dichos populares que advierten sobre la mala idea de ligar en el lugar de trabajo. Aunque las fiestas son momentos propensos para conocer más a los compañeros y una cosa pueda llevar a la otra, lo mejor es contenerse y pensarlo dos veces. Si la persona te gusta de verdad y la pretensión es de algo serio, ya habrá otras oportunidades sin ser delante del resto y si solo es una aventura ¿cómo te sentirás al ver a esa persona cada día?