Seguimos así nuestra línea de consejos para los aficionados a la natación. Hace unos meses hablábamos de cómo controlar la respiración en la natación o sobre algunos consejos para nadar en aguas abiertas, ahora veremos cómo evitar molestias musculares mientras practicas este deporte tan completo. Sigue atento a las recomendaciones de expertos para prevenir estas contracturas musculares muy frecuentes en los miembros inferiores: Pies, muslos y pantorrillas ocurre raramente en los brazos.

Causa de los calambres musculares

La mejor forma de prevenir algún problema es conociendo por qué ocurre, este es el caso del calambre nadador, como también se le llama. Al conocer su causa comprenderás el porqué de las medidas de prevención. Las causas que se le atribuyen a los calambres son las siguientes:

  • La deshidratación.
  • Mala condición física.
  • Tensión en los músculos de los pies.
  • Falta de potasio y calcio en el organismo.
  • Mala circulación sanguínea.
  • Condición metabólica o vascular.

Medidas preventivas para los calambres al nadar

Si te llega a ocurrir algún calambre estando en aguas profundas, puedes poner en riesgo tu vida. Por lo tanto, debes tomar muy en serio las siguientes recomendaciones:

  • Flexibilidad: Logras darles mayor movimiento a tus músculos realizando un calentamiento antes de entrar al agua, puede ser una pequeña carrera o trotar durante 3 a 5 minutos.
  • Capacidad de respiración: Debes aumentar tu capacidad de respiración, es por eso, que después de trotar has lo siguiente: sube los brazos y ve tomando oxigeno teniendo los brazos arriba aguanta la respiración por 3 segundos, luego exhala lentamente bajando los brazos.
  • Articulaciones: Para que tus músculos se encuentren listos para el esfuerzo que harás al nadar, realiza una rutina de estiramientos en el cuello, hombros, cintura y tobillos girándolo suavemente cada parte del cuerpo. Es recomendable hacerlos unos 15 minutos antes de entrar al agua.
  • Temperatura: Permite que tu cuerpo se ajuste a la temperatura del agua, antes de nadar. Puedes ducharte en la regadera antes entrar al agua, los músculos se tensan con el agua fría, pero a medida que lleves más tiempo en el agua el cuerpo se adaptará. 
  • Alimentación: Incluye en tus comidas diarias alimentos ricos en potasio y calcio. El consumo de leche baja en grasas aparte de hidratarte te suministrará calcio. También, es recomendable comer un plátano (que es rico en potasio) unos minutos antes de comenzar a nadar.
  • Hidratación: Recuerda que una de las primeras causas de los calambres musculares es la deshidratación, por eso, debes mantenerte hidratado. Aunque, no lo notes transpiras mientras nadas y eso te deshidrata. Bebe mucha agua antes y después de nadar o toma alguna bebida energética que contenga electrolitos.
  • Condición física: Si vas a comenzar a nadar frecuentemente tu condición física debe ser óptima. Aunque, el nadar es una de las mejores maneras de perder peso, debes mejorarla con una buena rutina de ejercicios, para que logres ganar mayor resistencia.

Cómo reaccionar ante un calambre

Los calambres suelen ocurrir inesperadamente y no presentas ningún síntoma que pueda avisarte del fuerte dolor. Las medidas preventivas constan de tiempo y preparación, por eso debes estar listo si llegas a presentar alguno, toma en cuenta estos consejos:

  1. Mantén la calma, al alterarte puedes empeorar la situación.
  2. Busca la manera de adoptar la posición de flotación.
  3. Trata de salir del agua.
  4. Masajea la zona donde te dio el calambre.
  5. Sube la punta del pie en dirección a tu barbilla.
  6. Rota el tobillo en la pierna.

En resumen, no te prives de realizar una de las mejores actividades físicas, debido a que, favorece tus articulaciones y te ayuda a bajar de peso rápidamente. Por eso, toma todas las previsiones aquí mencionadas de cómo evitar los calambres al nadar.