Para realizar una sesión de rodilla que sea eficaz y aprovechable debemos tener en cuenta una serie de factores que debemos aprovechar, como son:  

  • Tener un lugar idóneo para practicar nuestra sesión con rodillo, a ser posible una ubicación donde corra el aire. A ser posible cerca de una ventana para poder tener corriente  de aire. Y si tienes algún artefacto como un ventilador o un soplador de aire frío, nunca un aire acondicionado,  colócatelo a una distancia que no esté muy cerca ni muy lejos.
  • Llevar un equipamiento apropiado, la ropa tiene que ser apropiada al ejercicio y a las circunstancias, si nos ponemos un ventilador no nos vamos a poner un chubasquero para hacer rodillo, lo normal es llevar una camiseta transpirable para que el sudor no nos irrite.
  • No debemos descuidar la hidratación, ya que bajo techo vamos a generar una mayor temperatura al no tener tanta ventilación como la que podríamos tener al aire libre. Asimismo la pérdida de líquidos se ve aumentada bajo techo por lo que la pérdida extra de sales minerales. Por supuesto, no debemos confundir el sudor con la grasa, por lo que si ves que sudas mucho no pienses que estás perdiendo mucha grasa.  
  • Es importante que no cedamos al aburrimiento por lo que tenemos que hacernos más llevadera la sesión de rodillo. Utiliza música, televisión, radio, películas… lo que sea la clave está en motivarse. Si eres de los que tienen un rodillo interactivo no tendrás problema para entretenerte.
  • Tener una toalla propia para el sudor, este es un líquido corrosivo que con el tiempo puede llegar a afectar a nuestra bicicleta o al suelo. Por lo que es muy importante que tengamos a mano una toalla con la que secar el sudor.

Es importante que busquemos el rodillo que más se adecua a nosotros, los hay de muchos tipos eólicos, magnéticos, hidráulicos… lo mejor es buscar uno que sea lo más silencioso posible. Si queremos hacer menos ruido con él un truco que puede sernos útil es colocar el rodillo encima de una manta.