El entrenamiento en suspensión es también conocido como TRX, este surgió entre los miembros de las fuerzas especiales de la Armada de los Estados Unidos, que mientras estaban fuera por alguna misión, mantenían la forma física sin equipamiento valiéndose de aparataje de paracaidismo, donde la fuerza que ejercían era la carga del propio peso corporal. Hoy en día el espíritu sigue siendo el mismo: trabajar movimientos funcionales y naturales con cintas ajustables donde se cargue el propio peso. También existen algunos ejercicios con acrobacia que entrarían en esta categoría de entrenamiento.

Hay varios puntos que tenemos que tener en cuenta y tienen que ser fundamentales a la hora de realizar los ejercicios de un entrenamiento de suspensión:

  • Utilizar el aparato recomendado por un experto, que más se adapte a nuestras necesidades, en este caso las cintas elásticas que utilicemos tiene que ser fuertes, resistentes y que puedan anclarse.
  • Es importante tener claro dónde y cómo situar el punto de anclaje, este tiene que ser muy fuerte y seguro, ya que tendrá que soportar la fuerza que ejerza sobre este todo nuestro cuerpo. 
  • Otro punto significativo es la medida a la que debemos poner la sujeción, esta tiene que ser afín a nuestro peso y talla. Es fundamental también que mantengamos siempre la tensión constante en la ejecución de los ejercicios para ello lo recomendable es realizar la acción de forma controlada y sin excesiva velocidad.
  • Es fundamental mantener una rutina de calentamiento antes de empezar y de enfriamiento mediante estiramientos.

Los principales ejercicios que podemos realizar son: Sentadillas, planchas lateral y abdominal sobre antebrazos, aperturas de frente y de espaldas, inicio de velocista, flexión de piernas o press pecho… hay infinidad de posibilidades  para realizar la gimnasia, lo más fundamental es ser conscientes de nuestras capacidades y planificar una doctrina adaptada a nuestro físico. A la hora de llevar a cabo nuestra rutina es trascendental empezar con un par de días a la semana en sesiones de 20 minutos.

Con un entrenamiento de suspensión obtendremos bastantes beneficios:

  • Para empezar, es un ejercicio que consta de poco material, que además es barato y de fácil adquisición.
  • Es cómodo de transportar y puede ser utilizado en muchas y diferentes situaciones ya que solo necesitamos un punto de anclaje.
  • Como ejercicio, es excelente para obtener fuerza funcional, desarrollando musculatura, mejorando la flexibilidad y optimizando el equilibrio.
  • Requiere de poco tiempo de entrenamiento, sólo son sesiones de 20 minutos y son ejercicios que se adaptan a cualquier persona independientemente de su condición física.