¿Qué síntomas muestra un hámster enfermo?

Como son animales minúsculos, los síntomas suelen ser difíciles de detectar. A pesar de esto, se debe estar muy atentos a sus cambios de actitud. Algunos signos de que no se están sintiendo bien son:

  • Muestra apatía, miedo, agresividad e inactividad.
  • Salta, tiembla, se rasca o estira su cuerpo.
  • Tiene las uñas muy largas, su vientre está hinchado y tenso. También puede tener diarreas, pérdida de peso.
  • Está descuidado y sucio o ha perdido pelo.
  • Hace ruidos al respirar o estornudar, saliva excesivamente, tiene labios irritados y dientes muy largos.
  • Sus ojos están llorosos o secos y enrojecidos.

Si el animal presenta alguno de estos síntomas es necesario llevarlo al veterinario para darle el tratamiento específico en su caso.

¿Cuáles enfermedades puede presentar un hámster?

Para que sepas cuáles son los problemas de salud más habituales de un hámster te damos ahora una lista de enfermedades y amenazas que podrían poner en peligro su bienestar, algo que podrías tratar de prevenir:

  • Ácaros y hongos: suelen ocurrir cuando el sistema inmunológico del hámster está débil. Esto sucede cuando el hámster está sometido a estrés en una jaula muy pequeña y sucia o a la mala alimentación. Lo más frecuente es que el animal se rasque o presente calvicie.
  • Diarrea: sus excrementos suelen ser líquidos y pastosos. Pierde el apetito y está inactivo. La diarrea puede ser provocada por consumo de algún alimento dañado. En estos casos es importante limpiar su región anal para evitar complicaciones y suministrar el medicamento que indique su veterinario.
  • Oclusión de los carrillos: esto se produce cuando el hámster no puede vaciar sus carrillos y rechaza la comida. Lo más frecuente es que sea a causa de que ha ingerido algo dulce o pegajoso y no lo pueda remover.
  • Resfriados: el hámster estornuda con frecuencia, tiene congestión nasal y un flujo constante. También, se suele producir un silbido al respirar. Las corrientes de aire o el cambio brusco del clima son las causas de sus resfriados.
  • Abscesos: es un bulto subcutáneo producido por heridas infectadas. Lo que se debe hacer en estos casos es eliminar el pus acumulado. Es importante llevar el animal al veterinario para que sea atendido y le receten un antibiótico especial. Los abscesos tratados a tiempo no generan muchos inconvenientes.
  • Tumores: el envejecimiento puede provocar tumores. Estos se hacen notar como bultos o zonas duras en alguna parte del cuerpo.
  • Fracturas: se producen por caídas y generalmente provocan que el hámster no pueda caminar. Estas son, en general, muy difíciles de tratar.
  • Diabetes: en general se produce en hámsters viejos. Pesan mucho más, orinan mucho y suelen tener los ojos turbios. Esto se produce a causa de una alimentación muy alta en azúcar y grasa.

¿Qué hacer cuando se producen?

La gran mayoría de esas enfermedades o lesiones se producen debido al cautiverio que sufren los animales. Está claro que tratarás de ofrecer los mejores cuidados para el hámster a fin de evitar estos problemas, pero al estar durante largas temporadas recluidos en sus jaulas, algunas extremadamente diminutas.

Apenas se detecte la lesión en el animal, se debe llevar al veterinario para que este le dé el tratamiento adecuado. Luego se debe eliminar la causa de esa enfermedad, sea cambiando la alimentación, asignando un mejor lugar para la jaula de manera que no se vea afectado por la luz o corrientes de aire bruscas y, por supuesto, ofrecer una mejor limpieza de su jaula.

Es importante contar con ungüentos y calmantes especiales para el hámster, de manera que podamos darle los “primeros auxilios”. Consulta con el veterinario cuáles medicamentos son los adecuados para tu mascota. Recuerda que siempre lo mejor es prevenir.