En general son ejercicios de baja intensidad, con ritmos estables, aunque pueden ir cambiando, que no crea una exigencia mayor a los músculos, lo cual hace que casi no se produzca ácido láctico, que es el responsable de la sensación de calor y dolor en los músculos cuando hacemos un ejercicio muy fuerte. La conversión de carbohidratos a energía, se hace con oxígeno, y a una velocidad más lenta, que como dije antes, no genera ácido láctico, y permite estar durante mucho tiempo realizando una actividad de baja intensidad, como una maratón, hasta que se agoten las reservas de glucosa del hígado y los músculos. Se calcula que una persona que no realiza ninguna actividad física puede durar aproximadamente 2 horas hasta llegar al momento de cansancio extremo.

Realizar este tipo de actividad con regularidad tiene grandes beneficios, en principio, afecta directamente al sistema respiratorio y al circulatorio, lo cual implica un condicionamiento del cuerpo para este tipo de actividad, un corazón más resistente y sano. Además aumenta la cantidad de glóbulos rojos en la sangre, que son los que transportan el oxígeno por el cuerpo. Esto implica un menor riesgo de sufrir cualquier problema cardiovascular. También ayuda a reducir la ansiedad y el estrés. Por otro lado, reduce el tiempo en el que cuerpo tarda en realizar la actividad aeróbica y por último, ayuda a que el cuerpo comience a usar la grasa de los músculos en lugar del glucógeno muscular, lo cual favorece a reducir la grasa y aumentar la masa muscular de una manera más efectiva.

Sin embargo hay que tener en cuenta un par de cosas para evitar lesiones o cualquier problema. Si duele, hay que reducir la intensidad o frenar directamente, ya que quiere decir que el músculo está siendo sobre exigido. Esto puede ser porque estamos haciendo el ejercicio mal o lo estamos realizando con una intensidad muy grande.

Ejemplos típicos de ejercicios aeróbicos son, las maratones, cualquier deporte que no requiera explosiones de energía, o que sean muy pocos, natación recreativa, etc. No esperen volverse Arnold Schwarzenegger saliendo a correr o haciendo pilates, lo que lograrán con este tipo de actividad mayormente es reducir las grasas, tonificar un poco los músculos y mejorar la presión arterial.