Vaya por delante que la intención de este artículo es dar un punto de vista general para que quién desee conocer más a fondo cualquiera de las dos tendencias la investigue.

Vegetarianos, un estilo de alimentación

Una persona vegetariana es aquella que, básicamente, renuncia a comer carne, pero puede ser vegetariano en varios grados. Vamos a explicarte todos ellos por si quisieras empezar una dieta vegetariana pero no sabes exactamente qué tipo de alimentación seguir:

  • Vegetariano estricto: Se trata de renunciar no solo a la carne, sino a todos los productos de origen animal. Esto incluye lácteos, huevos e incluso las gelatinas de procedencia animal.
  • Lactovegetariano: Un poco más suave que la anterior tendencia, el lactovegetariano no solo toma productos vegetales, también consume lácteos. Además de la leche, incluyen los huevos en su dieta. Es una manera mucho más sencilla de realizarla porque permite más variaciones y hace más fácil, por ejemplo, comer fuera de casa.
  • Vegetariano parcial: Se trata de personas que aunque no comen carnes rojas, si toman de vez en cuando un poco de pescado o de pollo, es decir, carnes blancas. Normalmente este estilo de dieta se lleva a cabo como un primer paso antes de comenzar una dieta lactoovovegetariana o vegetariana total. No es fácil llevar a cabo los cambios en la dieta que implican convertirse en vegetariano, primero porque el estilo de alimentación es muy distinto al convencional y segundo porque implica un aprendizaje.

Hay que saber cómo suplir ciertos nutrientes que normalmente obtenemos de la carne y cómo lograr elaborar dietas equilibradas prescindiendo de alimentos de origen animal de manera total o parcial.

Veganos, un estilo de vida

Ahora vamos a ver exactamente en qué consiste la dieta vegana, para ello debemos entender que este término abarca más que simplemente no consumir determinados alimentos. Ser vegano es ir un paso más allá de ser vegetariano estricto. Las personas veganas no consumen ningún alimento de origen animal pero tampoco usan productos que hayan sido elaborados con elementos de origen animal. Por tanto no utilizan pieles ni cuero. En la mayor parte de los casos ni siquiera utilizan lana porque consideran que las ovejas están sometidas a una explotación por parte del hombre y no son cuidadas ni atendidas correctamente en las granjas en las que se les extrae la lana.

Su estilo de vida es especialmente respetuoso con todos los seres vivos y también con la naturaleza. Es habitual que rechacen también los productos elaborados aunque no lleven componentes de origen animal, ya que incluyen productos procedentes de la agricultura transgénica o dañinos para la salud y el medio ambiente, como el aceite de palma.

En muchos casos, los veganos optan por cocinar todos sus alimentos ellos mismos, preparan su propio pan o bizcochos o los compran en establecimientos veganos que siguen esta filosofía en la elaboración. También es habitual que colaboren en iniciativas como los huertos urbanos para cultivar sus propias verduras.