La tiroides es una glándula endocrina ubicada debajo de nuestra laringe, delante y a los lados de nuestra tráquea. Su función es la segregación de hormonas encargadas de procesos importantes en nuestro organismo a nivel fisiológico. Específicamente, la tiroides produce principalmente dos hormonas: tiroxina (T4) y triyodotironina (T3). Estas hormonas cumplen distintas funciones, como regular el metabolismo basal (controlando la producción de energía corporal), la temperatura corporal y el ritmo cardíaco, así como incidir en los procesos asociados al crecimiento y desarrollo adecuados de nuestros tejidos.

El hipotiroidismo es la hipofunción de la glándula tiroidea, es decir, la disminución de la producción de las hormonas tiroideas. También es el nombre de la enfermedad que como consecuencia de dicha hipofunción se genera en el organismo. La causa más común del hipotiroidismo en todo el mundo es la insuficiencia de yodo en el organismo, aunque también hay orígenes hereditarios, congénitos y de otras índoles. Los síntomas tempranos de esta enfermedad son fatiga, estreñimiento, aumento de la sensibilidad al frío, sentimientos de tristeza o depresión, fragilidad en las uñas y el cabello, resequedad en la piel, aumento de peso y, en el caso de las mujeres, irregularidad y mayor abundancia en los períodos menstruales.

Además del tratamiento, ¿qué se debe comer?

La alimentación va de la mano de todos los tratamientos que hagamos para sanar una enfermedad. En el caso del hipotiroidismo, en donde el aumento de peso es una de los síntomas y consecuencias de la enfermedad, habituarse a una alimentación sana que incluya más fibra dietética, proteínas e hidratos de carbono complejos en detrimento de azúcares, grasas saturadas y carbohidratos simples. A continuación daremos algunos consejos alimenticios para una dieta contra el hipotiroidismo basados en recomendaciones de especialistas en nutrición y endocrinología.

  1. Consumir más alimentos ricos en yodo. Como indicamos al comienzo de este artículo, la causa más común a nivel mundial del hipotiroidismo es la insuficiencia de yodo. Si es esta la causa, los pacientes deben consumir más este mineral presente en alimentos como lácteos, pescados azules de río y de mar, algas marinas, mariscos, sal marina, frutos secos, entre otros.
  2. Más selenio para las hormonas. El selenio es un mineral cuyo consumo estimula la producción hormonal. Algunos de los alimentos con mayor cantidad de selenio son las nueces, el pollo, pescados como el salmón, el ajo y la cebolla. También se puede consumir en cápsulas blandas que generalmente vienen también con vitamina E.
  3. Fibra para controlar el peso corporal y mejorar la digestión. Como dijimos, algunas de las consecuencias del hipotiroidismo es el estreñimiento y el aumento de peso. De todos los nutrientes, el mejor para tratar ambos problemas es la fibra dietética, que también ayuda a regular los niveles de insulina en la sangre. Las frutas son la principal fuente natural de fibra, siempre y cuando se les consuma enteras (con todo y cáscara en aquellas que sea posible) y no en zumos o batidos. Los granos enteros sin gluten, las legumbres y algunas verduras son también buenas fuentes de fibra. Recuerda que ya te explicamos cómo incluir la fibra en nuestra dieta y todos los beneficios que te aporta, algo que se hace más necesario si sufrieras de hipotiroidismo.