Detox es la abreviación de detoxificación, es decir, el proceso de eliminar toxinas. Generalmente después de las navidades o de unas vacaciones prolongadas en donde hemos cometido varios pecados gastronómicos pagándolos con peso corporal, queremos lograr adelgazar y “desintoxicar” nuestro organismo de los excesos consumidos. Sin embargo, el cuerpo humano tiene sus propios procesos y vías de depuración, como la orina y el sudor, así como órganos encargados de desintoxicarnos, como los riñones, el hígado, los pulmones y otros. Si estuviésemos intoxicados, difícilmente podríamos estar vivos sin tratamiento médico. Ahora bien, lo que sí es cierto es que comer muy ligero por unos días, incluso por una semana, nos hace sentir mejor, sobre todo después de haber cometido algunos excesos.

Las dietas detox se han vuelto muy famosas en estos tiempos de vida fitness, en donde muchas personas se preocupan por cuidar su salud y peso corporal y eso sin duda que ha incidido en el prolongamiento de la esperanza de vida en muchos países.  Pero no debemos caer en estrategias de marketing. Como hemos insistido en otros artículos, la mejor manera de mantener un peso adecuado es llevando una dieta saludable de por vida y haciendo ejercicio físico regularmente. No obstante, en este artículo queremos ofrecer algunas opciones para comer más ligero que de costumbre por 7 días.

  • Evita los alimentos procesados: Después de unos días de atracones, lo mejor es evitar consumir alimentos procesados. Es decir, durante 7 días se recomienda consumir solo alimentos naturales.
  • Cero alcohol: Aunque de todas formas no es normal beber alcohol todos los días o muy a menudo, durante una dieta ligera es necesario no consumir nada que contenga alcohol. De hecho, lo más recomendable es ingerir como única bebida agua o infusiones naturales, evitando el café y los zumos.
  • Frutas frescas y no frutas secas: Si bien es cierto que las frutas secas son también nutritivas y le dan un toque delicioso a los cereales y a la granola, durante una dieta ligera es mejor no consumirlas porque su proceso de digestión es más lento. Lo ideal es consumir solo frutas frescas y entre 5 y 6 porciones al día.
  • Cero azúcares, incluída la miel: Durante un proceso de alimentación ligera conviene deshacerse del azúcar, incluidos los edulcorantes cero calorías y renunciaremos también temporalmente a los beneficios de la miel. Por 7 días es importante procurar comer los alimentos de la forma más natural posible, sin aderezos añadidos.
  • Los lácteos para después: La leche y los derivados lácteos son estupendas fuentes de proteína, vitaminas y minerales importantísimos como el calcio, pero digerirlos conlleva un largo proceso. Durante una dieta ligera es preferible no consumirlos, salvo el yogur desnatado, del cual podemos consumir hasta media taza diaria.
  • Té en lugar de café: Esto quizá sea lo más difícil para los amantes del café. Si bien el café solo no engorda ni aporta calorías, su proceso de digestión es más lento que el de un té o una infusión. Lo mejor será sustituir la bebida negra por alguna de estas últimas.