Básicamente se compone de líquidos y frutas jugosas que se digieren en el intestino y no en el estómago para que éste descanse. Los líquidos pueden ser agua, frutas jugosas preferentemente no exprimidas sino masticadas, consomés, tés y un poco de café.

Cuando se exprime la fruta se rompe la dextrosa de la misma y eso hace que el estómago trabaje. Por eso hay que comer masticando la fruta para que la dextrosa se asimile en el intestino y no trabaje el estómago que es lo que se espera en estas dietas.

Estas dietas son para eliminar toxinas por eso, si decides hacer alguna de ellas, debes tener en cuenta qué tan intoxicado está el cuerpo. Es decir, si nunca las hiciste es conveniente comenzar por hacerla durante 12 horas y ver qué respuesta obtienes de tu cuerpo. Las molestias que puedes sentir son cansancio, mareo, náuseas, todo dependiendo de cuántas toxinas haya en tu organismo. En una segunda etapa puedes probar 24 horas y luego 48 horas. No es aconsejable extenderla más allá de los 3 días. Existe una segunda dieta depurativa que consiste en hacer ayuno completo sin consumir nada. Si nunca incursionaste en estas dietas, no comiences por el ayuno completo, sino prueba consumir solamente líquidos o alterna líquidos con comer frutas y aquí te recuerdo que el tomate también es una fruta por tanto puedes incluirlo.

En rasgos generales, las dietas depurativas incluyen pocos alimentos, no hay restricción en cuanto a su consumo, es decir, que puedes ingerirlos a voluntad mientras estés haciendo la dieta. El tiempo de duración lo establece la persona, con la salvedad que dije anteriormente, si nunca la hiciste comienza con un tiempo de 12 horas como máximo. Mientras dure la dieta, la actividad física tiene que ser mínima ya que el cuerpo no está en condiciones de moverse demasiado. Por esta razón te conviene probarla un fin de semana o días que no tengas que ir a trabajar o estar en continuo movimiento. Conviene planearla siempre para los días de poca actividad.

Recuerda que esta dieta no es para adelgazar así que no le pidas lo que no puede darte. Esta dieta es para que liberes al cuerpo del trabajo de digerir alimentos por un período de tiempo para que intensifique su trabajo de eliminación de toxinas. Pasado ese tiempo, vuelves a tu dieta habitual. Es ideal para que el cuerpo se recupere más rápido de los excesos que hayas cometido. Aunque es preferible que no se vuelva una costumbre el hecho de excederse sabiendo que se tiene la dieta depurativa.