Esta dieta de tres días está encamina a corregir el exceso y a que no se paguen las consecuencias del mismo. Las normas son claras: debes de tomar al menos dos litros de agua al día. No puedes tomar zumos, las frutas autorizadas solo se toman enteras. Las frutas permitidas son las fresas, naranjas, piña, pomelo, kiwi y sandía.

Nada de carne durante los tres días de la dieta con excepción de jamón de pavo bajo en calorías. La leche desnatada y los yogures también, no se admiten otros lácteos, excepto la soja sin azúcar. Las bebidas de avena sin azúcar añadido son aptas para personas con intolerancias.

Tienes un comodín diario de dos tostadas de pan, que solo debes de tomar en caso de que sientas mucha hambre y nunca ambas juntas. Puedes acompañarlas de una loncha de pavo.

Esta dieta no se debe de hacer más de tres días, ya que no aporta las vitaminas y nutrientes necesarios.

Desayuno

Comenzamos con la primera comida de esta dieta para recuperarte tras unos días sin controlar la alimentación, para ello vemos qué tipo de alimentos deberías incluir en tu desayuno, un momento en el que deberás controlarte e ingerir pocas calorías, evitando así algunos desayunos con excesos que podrían arruinar tu recuperación.

El desayuno será todos los días el mismo y comprende:

  • Tortilla de claras con jamón de pavo
  • Una taza de fruta cortada
  • Un café con leche o una infusión
  • A media mañana un yogur desnatado y fruta.

Comida

Pasamos a la comida, el momento del día en el que podremos variar la alimentación, eligiendo entre un entrante, plato prinipal y postre.

Elige un plato cada día como acompañamiento:

  • Una ensalada de verduras de hojas frescas aliñada con una cucharadita de aceite y vinagre o limón. Puede llevar también tomate y cebolla.
  • Espárragos a la plancha
  • Calabacín a la plancha

Plato principal:

  • Merluza cocida
  • Filete de atún a la plancha
  • Lubina al horno

En cualquiera de los casos solo podrá llevar una cucharadita de aceite de oliva y solo en caso imprescindible.

Postre:

  • Fruta
  • Yogur desnatado

Cena

Y por último veamos qué puedes cenar, en este caso se compondrá del mismo número de platos que la comida, pero con unas elaboraciones aún más ligeras.

Entrante a elegir:

  • Judías rehogadas
  • Puré de calabacín light
  • Caldo limpio (puede ser de preparado comercial, vigilando que no tenga demasiadas grasas y sea elaborado de forma saludable)

Plato fuerte:

  • Revuelto de huevos y espárragos. Se usará solo una yema y tantas claras como se quiera. Se pueden añadir ajetes, pero debe de prepararse natural.
  • Salmón a la plancha
  • Revuelto de gambas. Se usará solo una yema y tantas claras como se desee.

Postre:

  • Fruta
  • Yogur

Algunos trucos si hay mucha hambre

Si notas mucha hambre o mucha ansiedad hay algunos trucos que puedes usar y que te ayudarán a superarlo:

  • El comodín de las tostadas ya explicado.
  • Un vaso de leche 0% con cacao puro desgrasado y un poco de edulcorante. Esto suele aliviar el deseo de dulce, especialmente antes de irse a cama.
  • Si notas que no aguantas más, prepárate una manzana asada con edulcorante, pero esto como máximo una vez al día y solo si de verdad la necesitas. Es compatible con el comodín de la tostada.