Es común haber escuchado que el desayuno es la comida más importante del día, y por muchas razones es así. En primer lugar, se trata de la primera ingesta de alimentos después de unas 7 u 8 horas sin comer. El cuerpo necesita consumir alimentos energéticos que activen las funciones básicas del organismo para realizar las actividades diurnas, desde caminar hasta razonar. Diversos estudios médicos y científicos han demostrado que una persona que no desayuna o que no consume el mínimo de calorías necesarias en esta primera comida, bajará su rendimiento físico y cognitivo a lo largo del día y de manera progresiva si se trata de un hábito frecuente.

Ahora bien, cuando decimos que es importante desayunar bien porque se trata de la primera y quizá la principal comida del día, hay que aclarar qué significa “bien” en términos nutricionales. Por ejemplo, harinas, azúcares y grasas en exceso no están “bien” ni en el desayuno ni en ninguna otra comida del día. Muchos estudios también han comprobado que el exceso de azúcar y alimentos procesados como bollería, chuches o golosinas ralentizan los procesos cognitivos y aumentan la sensación de agotamiento físico y mental. Luego hay que tener en cuenta que, si estamos buscando adelgazar, incluso el desayuno debe ser bajo en calorías procurando que estas últimas sean de buena calidad. Las siguientes son algunas opciones de alimentos que harán de nuestros desayunos comidas nutritivas y energéticas pero bajas en calorías.

  • La avena, de los mejores carbohidratos: Este cereal ha ganado mala fama entre algunas personas que creen que se trata de un alimento que nos hace engordar. En otro artículo aclaramos por qué dicha creencia no es otra cosa que un mito. La avena es uno de los carbohidratos complejos que mejor sientan al organismo y que nos ayudan a perder peso por varias razones que explicamos en el artículo citado. Hay muchas recetas de desayuno que se pueden hacer con avena, como las famosas panquecas de avena, los atoles y hasta una granola casera y saludable.
  • Yogur griego, excelente fuente de proteínas: Los lácteos son otros alimentos víctimas de mitos y falacias. Si bien la mayoría de los quesos pasteurizados o madurados tienen una alta carga calórica, como explicamos en otro artículo, no todos los quesos ni todos los derivados lácteos son una bomba de calorías. Por ejemplo, el yogur griego es una estupenda opción para incluir en nuestros desayunos porque, de todos, es el que menos grasa tiene y el que mayor contenido de proteínas nos aporta. Si lo consumimos con fruta o una cucharada de miel tendremos un estupendo desayuno bajo en calorías vacías o de mala calidad.
  • Frutas, indispensables en las mañanas: En nuestros artículos sobre “Dietas de un día a fruta” y “Dieta de batidos de frutas” hablamos sobre el valor nutricional de algunas de las frutas más comunes. Si bien la mayoría de las frutas contiene gran cantidad de azúcar (fructosa), su consumo es indispensable no solo por su aporte de vitaminas y minerales, sino por la energía que le brindan a nuestro cuerpo. Si buscamos adelgazar, sin duda el mejor momento para consumir frutas es en la mañana.