El deporte adaptado nació principalmente en forma rehabilitadora para personas con problemas físicos, pero después de la Segunda Guerra Mundial, comenzó a tomar forma deportiva y competitiva para ir evolucionando hasta donde lo conocemos actualmente. En este breve artículo mencionaremos cinco de estos deportes que son de los más practicados por personas con estas condiciones físicas.

  1. Atletismo: Este deporte se adaptó tan rápidamente que se ha convertido en ícono de eventos deportivos para personas discapacitadas, teniendo entre sus atletas a personas con ceguera, paraplejia, tetraplejia, parálisis cerebral y hasta con miembros amputados. Algunos atletas pueden competir en estas disciplinas con prótesis, sillas de ruedas o guías que estén unidos mediante una cuerda, y se desempeñan en cualquier categoría de atletismo como lanzamientos, saltos, pentatlón y maratón, con excepción de pruebas con vallas, obstáculos o lanzamiento de martillo.
  2. Halterofilia: También conocido como levantamiento de pesas, ha sido una de las disciplinas caracterizadas por tener una amplia expansión a nivel mundial siendo practicado por atletas con miembros amputados, con paraplejia o afectados por parálisis cerebral. A diferencia del atletismo, en esta disciplina se dividen a los atletas no por el tipo de lesión física sino en función al peso corporal, funcionando en dos modalidades: Powerlifting y Weightlifting. Consiste en levantar la barra con pesas a cada lado hasta el pecho y ser capaz de elevarla con los codos extendidos, teniendo tres intentos por vez. En este deporte, gana el que sea capaz de levantar más peso.
  3. Natación: La natación adaptada es uno de los deportes más completos y practicados tanto por personas con discapacidad física como intelectual y suele estar dividida en dos categorías: una de ellas es para personas con discapacidad física y otro para personas invidentes. En el aspecto fisiológico hay muchos efectos positivos por la actividad de inmersión en el agua, al favorecer el sistema circulatorio y facilitar la restauración de daños ortopédicos temporarios. Todo esto generará que la disminución de los efectos de la gravedad haga que exista una menor resistencia en los movimientos ejercidos en el cuerpo. De esta forma, muchos pacientes que utilizan silla de ruedas y muletas se benefician de estas características.
  4. Baloncesto: Como deporte adaptado, posee prácticamente las mismas reglas que el baloncesto profesional, a diferencia de especificaciones puntuales como que los jugadores no pueden pasar o botar el balón después de haber impulsado dos veces la silla de ruedas. Comenzó siendo una actividad especial para pacientes en rehabilitación en los años 40 en Inglaterra, pero posteriormente evolucionó y actualmente está incluido en el cronograma paralímpico, siendo uno de los deportes más practicados por personas con discapacidad junto con la natación.
  5. Ciclismo: También conocido como paraciclismo, este deporte puede incluir pruebas aplicadas en carreteras o pistas. Es uno de los deportes para discapacitados relativamente nuevos dentro de los Juegos Paralímpicos y en él también los atletas pueden ser clasificados según el tipo de discapacidad constituidos por  personas ciegas, con parálisis cerebral, deficiencias visuales así como personas que presentan problemas motores o que tienen alguna amputación. Se usan cuatro diferentes tipos de vehículos en las competiciones, como el tándem, que consiste en una bicicleta de dos plazas en línea, guiada por un ciclista sin problemas de visión que acompaña a un ciclista invidente, la bicicleta adaptada, el triciclo manual y el triciclo.