Para incentivar esa curiosidad es habitual proporcionarles todo tipo de estímulos, como mantas de juegos con texturas o los bonitos carruseles móviles con los que se adornan sus cunitas. Todo les llama la atención y les gusta.

Asegurarse dulces sueños de un bebé no es siempre tarea fácil. A veces los niños no quieren dormir en los horarios que nosotros consideramos que deberían, pero eso no tiene por qué significar que lloren o estén molestos.

Pueden descansar en su camita o en su cuna, especialmente si tienen estímulos que los entretengan y los relajen, como por ejemplo un cielo estrellado sobre sus cabezas, con estrellas y astros relucientes.

Un techo permanente

Si quieres que el techo sea algo permanente que el niño pueda ver cada vez que se despierte, puedes probar a comprar estrellas que brillan en la oscuridad. Las hay de todos los tamaños y grosores, algunas son simples láminas de papel que una vez que se peguen quedan en el techo para siempre y no es necesario ni retirar para pintar sobre ellas.

Otras son más gruesas, de mayor tamaño y con mayor luminosidad. Estas sí tendrían que retirarse si se pinta el techo, pero es fácil hacerlo. Cualquiera de la dos elecciones le proporcionará al niño un bonito techo que mirar antes de dormir o si abre los ojos durante la noche.

Estas estrellitas son muy baratas en sus dos versiones y ponerlas es tan sencillo como colocar una pegatina. Por eso son una estupenda opción para que el niño se entretenga sin necesitar que hagamos nada para que brillen. Con la luz que reciben durante el día quedan iluminadas prácticamente toda la noche.

Estrellitas musicales

La otra opción para estos techos estrellados viene de la mano de proyectores que suelen tener música incorporada. El proyector se coloca en la mesilla y cuando comienza a sonar refleja en el techo estrellitas y otros objetos que además de brillar también se mueven.

La música muy relajante ayuda a que el niño se tranquilice y se duerma. El único pero es que pasado un tiempo se apagará y todo ese universo reflejado en el techo va a desaparecer, por lo que si el niño despierta puede ser que lo pida.

En el tema de la música hay controversia. La mayoría de los expertos creen que una música relajante es buena para que el niño se duerma rápidamente, mientras que otros creen que si se acostumbra a dormir con música, llorará cada vez que despierte para pedir que se le ponga porque se habrá adaptado a dormir de este modo.

Estrellitas permanentes o estrellitas musicales con movimiento, cada persona puede optar por la opción que más le guste o por la que considere que puede entretener mejor al pequeño, que es en definitiva el destinatario de las mismas.