Cada vez sabemos más sobre los perros, pero sigue habiendo cosas que nos sorprenden de nuestros amigos peludos o nuevos descubrimientos que echan por tierra lo que hasta ahora pensábamos de ellos. Estas son algunas curiosidades que mucha gente todavía desconoce sobre los perros y que en mi opinión es muy interesante conocer:

  • No es cierto que los perros vean en blanco y negro. Durante un tiempo se pensó que esto era así, pero ahora sabemos que estábamos equivocados. Todavía queda mucho que investigar sobre la visión de los peludos, pero ya podemos afirmar que pueden ver los colores. Eso sí, lo hacen de un modo bastante diferente al nuestro, sin tanta variedad y sin la misma intensidad. Al menos eso pensamos ahora.
  • Los perros pueden ser muy expresivos. Si eres de los que piensas que tu perro es tan expresivo que solo le falta hablar ahora puedes decirlo con la voz bien alta. Se han podido diferenciar más de cien expresiones faciales diferentes en perros. A modo de curiosidad, la mayoría de ellas se realizan con la intervención de las orejas, la parte más expresiva de su cabeza.
  • Tu perro sabe cuándo llegas a casa, cuándo es la hora del paseo y cuándo toca irse a cama. Todo esto sin necesidad de mirar el reloj del salón y es que tiene un reloj interno fantástico que le permite saber todo esto. Pero además, un oído privilegiado que le permite diferenciar el sonido del motor de tu coche entre todos los demás y además sentirlo ya a una gran distancia, por lo que si llegas antes… también lo sabrá.
  • Los galgos son tan veloces que pueden superar los 70 km/ hora en condiciones favorables. Para que te hagas una idea, Usain Bolt tiene su record en algo menos de 45 km/hora y se cree que el ser humano no puede superar los 50 km/hora. Un guepardo, el animal más rápido, puede alcanzar en pequeños picos los 10 k/hora.
  • Uno de los problemas de los perros es que a menudo pasan muchas horas solos. Los humanos hemos buscado modos de hacerle más feliz la espera. Incluso hay canales de televisión y emisoras de radio pensadas especialmente para los peludos. Se supone que su programación los agrada y los ayuda a relajarse para superar el estrés de separación.
  • La relación entre personas y perros tiene mucha historia. Una de las muestras de que el perro lleva siglos y siglos de convivencia con el hombre es que ya en la antigua Roma se ponía el famoso cartelito de cuidado con el perro. Muestra de esto es que se han podido encontrar varias entre las ruinas de diferentes poblaciones. No obstante se sabe que comenzaron a domesticarse en el paleolítico.
  • Su boca no es un nido de bacterias. Si te alarmas ante la posibilidad de que tu perro lama a tu hijo quizás debería de preocuparte más que te meta los dedos en tu boca, ya que la boca de un humano tiene muchísimas más bacterias que las de los perros, que son más higiénicas de lo que pensamos.