Últimamente, algunas dietas para adelgazar han excluido de su menú a los lácteos, pero eliminarlos por completo no es recomendado por ningún médico o nutricionista, a menos que se padezca de alguna patología que impida su consumo o se sea alérgico a la lactosa u a otros de sus componentes. Lo que sí es cierto es que todos los lácteos concentran un alto contenido de grasas y calorías, por lo que su consumo debe ser moderado y adaptado a los requerimientos calóricos y de nutrientes de cada persona. En este artículo organizamos algunos de los principales tipos de quesos por su contenido calórico, desde los más altos hasta los más bajos.

Porque hay quesos para todo tipo de personas, desde aptos para veganos hasta para intolerantes a la lactosa, te animamos a informarte sobre las calorías de cada uno de los quesos más consumidos para que averigues si realmente debes eliminarlo de tu dieta o con qué frecuencia y cantidad podrías comerlo.

Quesos curados, de leche de cabra y leche de oveja

Los quesos que más calorías tienen concentran entre 350 y 480 calorías por cada 100 gramos. En este grupo están principalmente los quesos curados, cuyo tiempo de maduración oscila entre los 4 y los 7 meses. Entre estos está el queso manchego curado (422 calorías), el parmesano (430 calorías), el queso gouda u holandés (360 calorías) y el emmental (entre 355 y 370 calorías). El queso pecorino contiene menos calorías que el parmesano (unas 390 por cada 100 gramos).

Los quesos elaborados con leche de cabra y oveja en general contienen más calorías que los hechos con leche de vaca, oscilando entre 350 y 370 calorías. Uno de los quesos hechos con leche de oveja más famosos es el queso feta, cuyas calorías por cada 100 gramos son inferiores a 270. En algunas partes lo preparan con leche de cabra, de yegua o de vaca.

Quesos azules

 Llamados también quesos verdes en algunos lugares, los quesos azules se producen a partir de su almacenamiento en lugares muy húmedos (en torno al 90% de humedad) que hace que se produzca el moho verduzco que los caracteriza. Dos de los principales quesos azules son el roquefort (370 calorías) y el camembert (300 calorías). También están el gorgonzola (350 calorías) y el stilton, con casi 400 calorías.

Quesos blancos y frescos

Los quesos de menor contenido calórico son los blancos y aún más los frescos. Estos últimos no alcanzan a tener 100 calorías por cada 100 gramos, al igual que el queso cottage. Uno de los quesos frescos más comercializados es el queso mascarpone, muy utilizado en la elaboración postres, como el tiramisú, pero su contenido calórico es alto (casi 370 calorías). El queso mozzarella contiene unas 280 calorías por cada 100 gramos, mientras que el requesón unas 175 y la ricotta, el preferido por todas las dietas para adelgazar, contiene menos de 170 calorías por cada 100 gramos.

Recuerda que si utilizas el queso para alguna elaboración específica se podría incrementar este tipo de calorías, por ejemplo aunque utilices el queso fresco que tiene calorías si lo empleas al preparar palitos de queso fritos, por ejemplo, el número de calorías se va a incrementar. Así que con esta información para cada tipo de queso esperamos que puedas saber cuánta cantidad puedes consumir, recuerda que de vez en cuando es bueno darse un capricho.