Es frecuente que las oficinas se asignen de acuerdo al cargo o la disponibilidad que se tenga en la empresa. En la mayoría de ocasiones, las empresas dan libertad de decorarla de acuerdo a los gustos del empleado, para que así pueda trabajar con más comodidad. Sin embargo, es importante tener en cuenta que debemos tratar de decorarla de la mejor manera, para que si llegase a ser ocupada por otra persona no le genere incomodidad. Está claro que al elegir la decoración para tu centro de trabajo no tienes la libertad que puedes tener al instalar la oficina en tu casa, sin embargo, es frecuente que las empresas den cierto margen, especialmente a los mandos intermedios y directivos. Si no tienes mucha idea de cómo decorar tu oficina ejecutiva, aquí te traemos nueve tips muy interesantes.

  1. Color de las paredes: es recomendable pintarlas de un color que permita que la luz se concentre dentro. Esto desestresará y permitirá trabajar con la mayor calma. Una de las mejores opciones es el color beige, porque además de un toque formal, tiene un estilo que refleja madurez.
  2. Pisos: suelen ser de granito blanco con negro. Al ser muy común, muchos optan por cambiarlo para no repetir tanto el mismo patrón de todas las empresas. Una tendencia más reciente es el uso de una gran alfombra rectangular o cuadrada, de lana y de color azul rey.
  3. Mobiliario: es recomendable que combine por completo. Tanto tu biblioteca, escritorio, demás mesas y sillas deben tener el mismo estilo, para mostrar uniformidad y seriedad.  Uno de los colores que nunca pasa de moda serán de color negro o marrón oscuro.
  4. Escritorio: aunque existen muchas opciones, la más clásica es que siga siendo de madera. Si se desea que aguante el peso de llevar un vidrio templado, no puede exceder la mesa en ningún sentido. En la medida de lo posible tiene que ser del mismo tamaño.  También, es mejor que sea recto y no curvado para que puedas andar en él con más facilidad.
  5. Materiales de la oficina: no es recomendable tener una oficina sobrecargada, por lo que sería importante que solamente tuvieras todo lo necesario. Para personalizar el espacio es suficiente colocar algunos portarretratos, un lapicero y una lámpara. Elige el diseño de lámpara que sea de tu agrado, pero procura mantener la sobriedad.
  6. Alternativas al reloj: toda oficina acostumbra a tener un reloj. En este caso, podrías armarlo tú mismo. Solo necesitas 12 fotos, para que cada una de ella simule ser una hora. La mejor manera de hacerla es encuadrar cada foto en marcos pequeños y rectangulares e ir colocándolos donde debían ir las horas. Por último agrega las agujas del reloj.
  7. Cuadros: procura en la medida de lo posible que los cuadros que coloques estén iluminados, para poder apreciar a plenitud la creación. Los motivos pueden ser con flores, frutas, caminos, paisajes, lugares en específico o incluso, algo abstracto. Para sentirte plenamente cómodo y a gusto, deben tener un diseño que te atraiga.  
  8. Jarrón alto en una esquina: puede ser incluso de barro, pero es mejor si es lijado y pintado. En su interior puedes añadir plantas ornamentales, grandes, de unos colores preciosos y algo llamativos. Sin embargo, es válido que se coloque cualquier tipo de planta o flor.
  9. Perchero: por último, es recomendable colocar un perchero en la parte detrás de la puerta. También si es de tu agrado, puedes colocar un tiro al blanco en la parte posterior de la puerta. Aunque te pueda parecer una idea loca, no lo es. La formalidad está bien, pero tampoco querrás espantar a nadie, ni que nadie se lleve una imagen de frialdad.

Si eres especialmente cuidadoso con el medio ambiente, te animamos a tener en cuenta nuestros consejos para disponer de una oficina eco working, ideal para ser más respetuosos desde nuestro propio trabajo.