Aquí tienes varios consejos que pueden ayudarte a ahorrar gasolina para cualquier viaje, tanto por carretera como por zonas urbanas, unas pautas que puedes tener presente para que tras varios miles de kilómetros recorridos tu economía lo agradezca.

  • Planifica tu viaje: A veces creemos que sabemos lo que haremos, o, sencillamente, no nos importa mucho. Grave error. Por este tipo de descuidos es que normalmente uno suele realizar gastos extra. Al saber a dónde te dirigirás, por cuáles vías, a qué hora transitaras, cómo sería su tráfico en esa hora específica, cuáles serían las rutas alternas que se puedan tomar y, cómo no, esto tanto respecto a la ida como a la vuelta. Pero -seguramente objetará- yo no dispongo tiempo para eso. Tranquilo, si bien le recomendamos lo haga, no es, pues, la única alternativa de la que dispondrá para ello.
  • Reduce las cargas innecesarias: Hay tantas cosas que a veces llevamos con nosotros en nuestro auto, que sencillamente ignoramos que reducen la marcha de nuestro móvil. Si ir a un lugar no requiere más que nosotros mismos, no habría porque llevar acompañantes en lo absoluto. Cerciórese, por cierto, de que en su maleta lleve solo lo indispensable en casos de emergencia y, si tan seguro está de su auto, pues, que esté totalmente vacía, aunque esto último corre por su cuenta, y no es recomendado en ninguna circunstancia.
  • No mantenga el motor encendido en paradas largas: Esto, para algunos es tan de sentido común que sería innombrable, sin embargo, entendemos que no todas las personas conocen este truco. Así que, procure siempre apagar su coche en las largas filas de coches, en atascos, y en todo tipo de paradas que duren lo suyo. Recuerde, usted es el juez y conoce su tiempo, nadie mejor que tú para decidir cuándo o no apagar su motor. Use el aire acondicionado en casos “muy” necesarios. ¿Cómo evitarlo realmente si se vuelve inclusive hasta una adicción? Esto requiere más de fuerza de voluntad suya, disposición, es decir, pues, según estudios estadísticos esta es una de las principales causas del alto consumo de gasolina a nivel mundial. Así que, ya sabe, evite en lo que pueda utilizarlo, aunque, no se lo niegue tampoco en todos los casos, a no ser que realmente quiera y necesite ahorrar esa gasolina.
  • Acelera lentamente: Cuando tu intención es la de salir tan rápido como un rayo pisando al máximo tu acelerador no cometes más que un error. De esta manera siempre se suele quemar más combustible del necesario y, por ende, contraproducente a nuestro fin, además de que con este método los neumáticos se desgastan mucho más rápido. Acelerar lentamente, pues, es lo indicado, no deje caer su pie con toda la presión que puede ejercer sobre el acelerador sino, más bien, poco a poco añada presión.
  • Conduce con suavidad: Cuando disminuimos la velocidad y luego la aumentamos y continuamos este ciclo solemos gastar mucha más gasolina de lo que creemos. Por ello, siempre tenga esto presente y, colóquese cerca de un carril para mitigar este vaivén en la aceleración. También, aproveche la gravedad a su favor cuando esté en alguna pendiente, aquí no acelere sino hasta el último momento y, cuando esté cuesta arriba, acelere sin preocupación dejando que el auto pierda velocidad. Usa toda la gasolina que puedas antes de volver a llenarlo: Normalmente llenamos el tanque cuando ya vemos que se nos agota y, seguramente, esto lo hacemos sin llevarlo a su límite. No queremos decir con esto que aguardes a que tu tanque le queden solo gotas, pero, mientras más vacío esté, también podría servirte de ayuda, pues, supone, un coche más ligero.