Es importante saber que el bebé puede contraer diversas dolencias desde su nacimiento, pero una de las más comunes es el estreñimiento. Esta hace referencia a una serie de condiciones estomacales que indicaremos a continuación.

¿Cómo diagnosticar el estreñimiento en un bebé?

Sin duda la clave es la experiencia, pero no te preocupes, vamos a ayudarte a que lo idintifiques rápido para que sepas cuándo tomar medidas o incluso valorar si acudir al médico:

Los bebés suelen evacuar solo tres días a la semana.

La expulsión de las heces suele causar dolores, lo que el bebé refleja en llanto e inquietud.

Causas del estreñimiento

  • La alimentación desbalanceada puede causar grandes daños en el estómago del bebé por lo pequeño y sensible del mismo. Por ese motivo, hay que cuidar mucho de su nutrición.
  • Dejar de consumir leche materna puede causar un desbalance en la nutrición del bebé. Por efecto de esto se pueden desarrollar cólicos. Además, la leche materna produce muchos nutrientes y al no tenerlos, se presenta una deshidratación.
  • El horario en que le das comida al bebé es muy importante debido a que debe estar regulado, porque de lo contrario puedes crearle trastornos alimenticios al bebé y como consecuencia, presentar estreñimiento.
  • La falta de líquidos puede aumentar la deshidratación. Si esto es así, el organismo va a adquirir el poco líquido que tenga y se va a producir dolor al evacuar, para luego presentar estreñimiento.

5 consejos para curar el estreñimiento

Para calmar o quitar el estreñimiento y los dolores que esta afección produce en el bebé, te indicaremos a continuación cinco consejos que seguramente te ayudarán:

  1. Hacerle masajes en el abdomen al bebé: Masajear la barriga del bebé es algo que debe hacerse con mucha atención porque se necesita que se haga de forma uniforme. En el masaje, deben extenderse los dedos y mover en forma circular, pero siempre hacia afuera. Además, se debe hacer en todo el abdomen. Así aliviarás la tensión y reducirás el estreñimiento.
  2. Jugo de ciruela: Los jugos naturales siempre son apropiados para no desarrollar problemas estomacales. No obstante, hay algunas frutas que cumplen mejor esta función, como es la ciruela. Se elabora licuando la ciruela, sin añadirle ningún químico. Cuando ya esté completamente diluido debe ligarse en el tetero con la fórmula o leche que normalmente le das al bebé. Es recomendable que el jugo de ciruela sea considerablemente menor que la cantidad de leche.
  3. Ejercicios terapéuticos: Los ejercicios deben ser hechos sin agregar presión o fuerza porque los huesos de los bebés son más frágiles que los de un adulto. Por esto, es más adecuado si puede hacerlo una fisioterapeuta pediátrica. Sin embargo, el ejercicio ideal para curar el estreñimiento es acostar al bebé boca arriba y flexionar sus rodillas llevándolas a su barriga. Así se va a simular el andar en bicicleta, es decir, se van a subir las piernas una después de otra, estirándolas al mismo tiempo. Lo recomendable es hacer el ejercicio muy suave y lento.
  4. Té de hierbas: Al igual que con las frutas, hay muchas plantas que ayudan a combatir el estreñimiento, pero hay unas más efectivas que otras porque tienen propiedades mucho más adecuadas para atacar el problema. El té indicado es el de anís, por los elementos que contiene e incluso puede agregarse hojas de menta. Lo apropiado es que se lo des dos veces al día y solo sean sorbos. Asimismo, es importante recordar que el té no se lo debes dar para nada caliente, sino hay que dejarlo reposar hasta que esté a temperatura ambiente.
  5. Trapitos calientes: Baña al bebé con agua a temperatura ambiente para que se encuentre fresco. Luego pasa pequeños paños por agua no muy caliente por su barriga en forma de masajes. Después de eso, solo continúa masajeando un rato. La razón del agua caliente es porque esta temperatura relaja los músculos y por tanto, el estreñimiento cede un poco.