No existe un único tipo de dieta basada en las proteínas sino que hay muchas diferentes en función de diferentes factores. Aquí vamos a ver las dos principales: las dietas a base de batidos y las dietas a base de alimentación natural.

Dietas a base de batidos

Existen diferentes marcas de batidos que promocionan este tipo de dietas. Incluso algunas marcas pueden tener sus propios especialistas que se encargan de vender los productos, guiar la dieta y realizar los seguimientos.

Las dietas a base de batidos suelen tener tres fases:

  • La primera fase, solo con batidos. Es la fase más dura en la que se suele perder más peso. Se sustituyen todas las comidas por batidos, natillas o preparados sin permitirse comer otra cosa.
  • Segunda fase, combinando batidos y alimentos. Esta fase es un poco más suave y permite combinar los batidos con la alimentación de dieta normal. Una de las comidas principales del día se puede hacer con alimentos, pero solo se pueden tomar algunos determinados y en cantidades medidas. Según se va perdiendo peso se realizan más comidas normales y menos a base de batidos hasta que al final solo se sustituye una comida.
  • Tercera fase, la reintroducción. En esta fase se empiezan a reintroducir alimentos y suele comenzar al alcanzar el peso buscado. Se mantiene la sustitución de una comida por un batido pero se añaden nuevos alimentos que se pueden comer.

Una vez finalizada la dieta y a modo de mantenimiento, se aconseja sustituir dos o tres comidas a la semana por los batidos para mantener el peso o para compensar algún pequeño exceso.

Entre los puntos a favor de esta dieta está que es muy fácil de seguir fuera de casa, ya que los batidos se pueden llevar encima. Normalmente el batido se hace con polvos y agua en un vaso mezclador o se puede llevar ya algún preparado tipo natillas sustitutivas.

El principal punto en contra es que puede ser dura, porque los batidos son repetitivos y no hartan suficiente a algunas personas. También puede ser un problema no realizar la reintroducción bien con la ayuda de un nutricionista.

Dieta a base de alimentación natural

Generalmente este tipo de dietas tienen la ventaja de que permiten comer muchos alimentos sin límite de ningún tipo. Estos alimentos serían los más ricos en proteínas: carne magra, pescado, fiambres de pavo… y también permite comer, con más moderación, huevos, lácteos descremados y verdura. Dependiendo de la dieta puede también añadir pequeñas raciones de cereales y de frutas.

Este tipo de dietas también tienen tres fases, que van desde la más restrictiva, que dura unos pocos días y en la que se limpia el organismo no tomando ningún hidrato ni grasas, hasta la fase de reintroducción de alimentos en la que se trata de volver a comer de todo con moderación.

La mayor ventaja de esta dieta es que no suele pasarse hambre, ya que no se miden los alimentos, pero su mayor desventaja es que si no se realiza bien la reintroducción de los alimentos tiene un fuerte efecto rebote.