Los esguinces de tobillo son una lesión bastante frecuente, especialmente ahora que está tan de moda salir a correr. Pisar mal o utilizar un calzado que no sujete bien el pie puede hacer que se tuerza el tobillo y se lastimen los tendones.

Aunque no es una lesión muy grave un esguince de tobillo puede ser realmente doloroso y si no se cura correctamente es posible que se convierta en un problema recurrente.

Dependiendo del tipo de esguince, el médico puede decirle al paciente que permanezca con el pie vendado e inmóvil durante unos cuantos días, entre una semana o dos. Si es conveniente se puede recetar una crema o alguna pastilla antiinflamatoria para contribuir a bajar la hinchazón.

Tratamiento natural

Desde siempre, los tratamientos naturales para los esguinces y torceduras de tobillo han demostrado su eficacia. Muchos médicos los recomiendan y es frecuente que los fisioterapeutas, especialmente los que están acostumbrados a trabajar con deportistas, los utilicen como parte de su terapia.

Estas son algunas de las cataplasmas más recomendadas para ayudar a recuperar antes un tobillo que ha sufrido una torcedura o un esguince.

  • Cataplasma de perejil: Algo tan común como el perejil puede utilizarse para aliviar el dolor y también la decoloración que causan los derrames en la piel. Cuece un racimo de esta planta y aplícalo directamente sobre la piel cuando todavía esté templado. Envuelve con una gasa y deja que actúe durante al menos una hora.
  • Cataplasma de hierbas: Necesitas vulneraria, verbena y malvavisco. La vulneraria se tritura y se reserva mientras que la verbena y el malvavisco se cuecen. La hierba fresca se aplica directamente sobre la zona afectada y a continuación se venda el pie con una venda empapada en la infusión que se ha realizado. Se aplica una venda seca por encima y se deja actuar toda la noche.
  • Cataplasma de árnica y cola de caballo: Se hace una infusión con árnica y cola de caballo en partes iguales y se aplica la planta cocida directamente en la zona afectada. No se debe de consumir la infusión resultante ya que el árnica puede resultar tóxica al ingerirse. Si se aplica solo la cola de caballo en este caso puede tomarse también la infusión para reforzar el efecto.
  • Agua, sal y vinagre: Además de las cataplasmas de hierba es recomendable realizar baños en agua con sal y vinagre. También se puede usar esta mezcla para empapar una venda y aplicarla como cataplasma. Es un remedio muy popular y muy efectivo especialmente si se deja a lo largo de toda la noche. En algunos casos se sustituye la mezcla casera por la salmuera que se usa para salar la carne debido a su alta concentración en sal.

Si el esguince no mejora en unos días se debe de acudir al médico para que valore la posibilidad de realizar una radiografía por si hay algún daño a mayores o que remita a un fisioterapeuta para que complete el tratamiento con masajes y ejercicios de rehabilitación.

Recuerda que es importante saber qué primeros auxilios aplicar tras un esguince de tobillo para así evitar que el tiempo que alcanzará esta lesión sea mayor, algo que ya tratamos en Hogarus y que puede resultarte útil. Una vez producida la lesión, puedes combinar las instrucciones del médico con remedios como estas cataplasmas naturales.