Existen algunos consejos que ayudan a evitar las náuseas como tomar galletitas saladas antes de levantarse y comer alimentos ligeros en pequeñas cantidades y de forma frecuente. Sin embargo, no siempre

Para las gestantes a las que estos remedios no les hacen efecto y presentan casos más severos en los que las náuseas y los vómitos les impide comer o retener la cantidad suficiente de alimento, fuerzan demasiado la zona del abdomen al vomitar y existe riesgo de deshidratación el médico le receta Cariban que es un medicamento que no produce un incremento del riesgo de malformaciones en el feto y que se toma por vía oral en forma de cápsulas. Si las náuseas son matutinas el facultativo normalmente  recomienda tomar dos cápsulas al acostarse y si las náuseas se presentan a lo largo del día se suele aconsejar tomar una cápsula por la mañana y otra por la tarde  debido a que el efecto del cariban se produce en torno a unas seis o nueve horas después de su ingesta. Poco a poco conforme disminuya el malestar se puede ir reduciendo las tomas de forma gradual hasta realizar solamente la toma de la noche si sigue habiendo molestias siempre siguiendo la recomendación médica . Como todo medicamento que se tome durante el embarazo únicamente debe utilizarse cuando los beneficios superan los riesgos adyacentes.

No se puede tomar Cariban si se es alérgico a alguno de sus componentes, si se es asmático, epiléptico o si se sufre de alguna alteración en el procesamiento de la hemoglobina. Tampoco es muy aconsejable si se padece de glaucoma, alteraciones del intestino o de la vejiga, hipertiroidismo, hipertensión, alteraciones cardiovasculares, enfermedades del riñón o del hígado.

Entre los efectos secundarios frecuentes que puede producir la ingesta de cariban destacan el estreñimiento, retención urinaria, somnolencia y sequedad en la boca. También encontramos otros secundarios, en este caso mucho menos frecuentes, destacan la astenia, formación de edemas en las piernas, mareos, diarrea, erupciones y glaucoma.

Si se quiere optar por una alternativa en forma de remedios naturales para las náuseas, por ejemplo con los comprimidos de jengibre, muy efectivos para disminuir las náuseas en el embarazo y se pueden tomar como único remedio si  las náuseas son leves o combinados con Cariban para tomar menos dosis de medicamento.

Existen unas cápsulas llamadas Amavel que son un complemento alimenticio a base de jengibre que favorece la digestión evitando las náuseas y vómitos  y se pueden adquirir sin receta médica  aunque siempre debemos comentar cualquier cambio con nuestro médico para que nos oriente si deseamos una alternativa más natural y sin efectos secundarios para nuestro organismo con la tranquilidad de que se trata de algo natural e inocuo.