Primero debes seleccionar cuáles son los objetos que deseas guardar. Hay personas, por ejemplo, que tienen su oficina en el hogar, y allí tienen varios artículos que afean los espacios, y que no caben en contenedores convencionales, como porta lapiceros, o cajitas separadoras. Si eres una de ellas, y no te gusta que se vean las tijeras, lapiceros, grapadoras, marcadores, entre otros artículos; piensa en soluciones prácticas, como cajas de zapatos recicladas, intervenidas artísticamente pueden darle un aspecto bonito y organizado a tus espacios.  

Dejando atrás los artículos de oficina, también están los artículos de higiene personal, cortaúñas, limas, máquinas de afeitar, entre otros, que por lo general se guardan en bolsos porta cosméticos, sí, esos que no le faltan a ninguna mujer; sin embargo, cuando estás en el baño pueden no ser tan prácticos, más si son de tela, porque pueden mojarse, en este punto, las cajas recicladas, como cestas de plástico pueden ser de gran utilidad ¿dónde conseguirlas? Pues algunos productos del mercado vienen en cajas pequeñas de plástico, de seguro tiene alguno por ahí.

Las cajas de madera resultan perfectas para todo, son muy resistentes y además están en top, pues le dan un toque clásico y bohemio a los espacios de tu hogar; puedes considerar obtenerlas en los bodegones, ya que los vinos usualmente vienen en cajas de madera, es posible que hasta las desechen, si las buscas podrás aprovecharlas y explotar sus potencialidades funcionales y decorativas.

Otra opción muy viable es usar cajas de cartón derivadas de la compra de algunos electrodomésticos y artículos de hogar. Lo que debes tomar en cuenta, es el grosor de la caja; es decir, ¿será lo suficientemente dura para darle uso como caja organizadora? Si la respuesta es sí, entonces puedes utilizarla para organizar tus pertenencias.

Por su puesto, a cualquier caja reciclada que utilices debes darle un toque original en su diseño, de manera que, quién la vea no tenga la mínima sospecha del origen de la caja. Para ello, solo tienes que jugar con la creatividad, los recursos son infinitos, puedes utilizar diversos papeles para forrarlas, que le den texturas y colores particulares. También puedes valerte de elementos como lazos, fotografías, cintas, botones, entre otros, la funcionalidad que le des puede proveerte de ideas para su decoración. No tienes más excusas para mantener desorganizados tus espacios, las cajas recicladas son sin lugar a dudas una muy buena opción.