Lo que se extendió como un rumor popular, rápidamente se confirmó y se dio luz verde para llevar a cabo el proyecto de construcción. Se trata del primer automóvil de Bultaco, el Linx, un prototipo de vehículo deportivo de dos puestos que guarda bastantes semejanzas con un vehículo de carreras profesional, pues está diseñado pragmáticamente para ofrecer el máximo agarre posible y prestaciones, incluso cuando conducimos por las curvas más complicadas.

Posee un aspecto sofisticado y atractivo, no tiene techo, ni tampoco parabrisas, está fabricado con elementos livianos y con un motor potente, instalado en posición central, por lo que se adivina que ostenta una relación entre el peso y la potencia muy baja. En concreto, el Bultaco Linx poseerá un motor de cuatro cilindros, 2.0 litros, sobrealimentación por medio de un turbocompresor, y la opción de seleccionar, por parte del usuario, el nivel de potencia de su vehículo en un margen lindante entre los 300 y los 400 CV.

Ubicado en el mismo apartado, posee una trasmisión automática secuencial de doble embrague, con un total de seis marchas y diferencial autoblocante. Además, el chasis del Bultaco Linx ha sido diseñado para ser de aluminio y pesa 67 kg, por lo que se pretende de momento sin ser esto definitivo que la masa total del coche una vez en marcha sea de aproximadamente 850 kg (incluyendo todos los componentes del vehículo, un conductor de al menos 68 kg y un mínimo de 7 kg de equipaje), corroborando con esto, la muy baja relación entre el peso y la potencia, que se exponía previamente.

Asientos deportivos del Bultaco Linx

Aunque con solo ello se podría adivinar la razón que le despliega como una alternativa, si bien no definitiva, al menos muy llamativa, todavía hay más. Los elementos que realmente resultan fundamentales, como la suspensión, los frenos del vehículo o el sistema de escape con silenciadores, son los que hacen que posea verdaderamente una gran similitud para con las características de un coche de competición profesional.

Este fabricante español brinda al conductor la oportunidad de elegir el ajuste que prefiera, para la potencia de distribución de frenada entre el tren delantero y el trasero. En lo que respecta a su aceleración, resulta muy gratificante encontrar que permite acelerar desde 0 a 100 km/h en tan sólo 3.8 segundos, con una velocidad máxima limitada a los 280 km/h. Y adicionalmente ostenta un consumo medio de 6.2 litros/100 km.

No obstante, este modelo tan atractivo no saldrá al mercado sino entre finales de 2017 y principios de 2018, con un precio que se encontrará un poco por encima de los 100.000 euros y una producción que estará limitada anualmente entre 25 y 50 unidades.