Como sabemos, hay muchas especies de naranjas y el origen de las primeras está en Asia. Sabemos también que los primeros naranjos que fueron traídos a Occidente vinieron de manos de los árabes. Un estudio publicado en el año 2015 y realizado por científicos españoles permitió conocer el árbol genealógico más grande conocido hasta ahora de los cítricos. Gracias a este estudio conocemos que la naranja amarga (Citrus aurantium) es hija de una hibridación entre la mandarina salvaje y la zamboa o pummelo, existiendo varias especies que se cultivan en distintas partes del mundo. Otro dato interesante que reveló dicho estudio es que la naranja amarga es a su vez la madre del limón.

Así que vamos a conocer más sobre las propiedades más saludables de esta variedad de naranja, ya repasamos en Hogarus los beneficios de la naranja común, bien sea para comerla o incluso con deliciosos zumos de naranja.

Características y beneficios de la naranja amarga

La naranja amarga no es solo rica en vitamina C (52 mg por cada 100 gramos de pulpa), sino que también contiene vitamina A, calcio, hierro y fibra. Esta última se aprovecha más cuando consumimos la pulpa entera y menos cuando exprimimos el zumo de la fruta. La cáscara e incluso partes del propio árbol de naranja amarga, como su corteza, hojas y flores, también tienen muchas propiedades beneficiosas para la salud que son aprovechadas en confituras e infusiones.

En cuanto a sus beneficios para adelgazar, la naranja amarga tiene como principal componente activo a la sinefrina, también conocido como fenilefrina. Se trata de un alcaloide estimulante del sistema nervioso central cuya función en el organismo es liberar las catecolaminas (adrenalina y noradrenalina), hormonas o neurotransmisores que causan la ruptura de las células grasas en el cuerpo humano. Específicamente, la sinefrina presente en la naranja amarga estimula nuestro metabolismo ayudándonos a quemar grasa porque aumenta nuestra temperatura corporal, así que podríamos englobarlo dentro de los quemagrasas que podemos consumir, en este caso totalmente natural. También se ha comprobado que comer naranja amarga ayuda a reducir el apetito y a disminuir la sensación de agotamiento físico durante los entrenamientos.

Por otra parte, la naranja amarga es muy efectiva para combatir catarros porque la misma sinefrina o fenilefrina actúa como vasoconstrictor para controlar y disminuir las secreciones nasales. Para estos fines también se utiliza la corteza del árbol de naranjo o el aceite esencial que se obtiene del mismo, el cual también sirve para combatir infecciones asociadas a micosis, insomnio, ansiedad y problemas digestivos.

Es importante tener en cuenta que la sinefrina también actúa en el organismo como estimulante adrenérgico (o alfa), lo que podría ocasionar un choque isquémico o hipertensión. Es por ello que antes de consumir habitualmente naranja amarga o su compuesto en suplementos, se consulte a un médico.