En los colegios se ofertan como actividades extraescolares deportes muy variados: fútbol, baloncesto, vóley, hockey y hockey sobre patines, atletismo, gimnasia rítmica incluso capoeira. Es una forma de relacionarse con los compañeros de clase y con otros compañeros de otros cursos de una manera más distendida También se ofertan actividades deportivas en asociaciones de vecinos, pabellones municipales, etc.

Los expertos recomiendan los seis años como la mejor edad para comenzar las actividades deportivas, siempre entendidas como una forma más de jugar, entre ellas ya te hablamos en Hogarus sobre diferentes deportes ideales para niños con los que podrán disfrutar mucho. Para la competición, recomiendan la edad de doce años.

Practicar un  deporte proporciona a los niños multitud de beneficios:

  • El ejercicio ayuda a que se desarrollen sus músculos y huesos.
  • Las normas y reglas exigidas por cada actividad deportiva le imponen una disciplina que va a favorecer su capacidad para renunciar a lo que le apetece en determinados momentos, para conseguir lo que quiere. Esto va a favorecer que también vaya siendo capaz de aceptar otras normas en casa y en el colegio.
  • Cuando los deportes que se practican son grupales, se favorece además la socialización. Su relación con los demás va a aportarle nuevas formas de ver y hacer las cosas, también le obliga a comunicarse y hacer el esfuerzo de entender a los otros, de colaborar con ellos para conseguir logros.
  • Cuando los deportes se practican además, al aire libre, los niños tienen la posibilidad de disfrutar de la naturaleza, lo cual les relaja, y pueden beneficiarse de la vitamina D que recibimos de los rayos solares.
  • Realizar la actividad deportiva también favorecerá educarlo en el orden: si tiene entrenamiento a una hora determinada, tendrá que organizarse para hacer la tarea antes o después.
  • Son muchas también las capacidades que se desarrollan: la atención, la memoria, la concentración y  la capacidad de reacción, entre otras.
  • El deporte mejora la autoestima y también ayuda a asumir derrotas. Enseña que todo es fruto del esfuerzo  y que se debe luchar por lo que uno quiere, pero a pesar de todo, una derrota no es  fin del mundo sino sólo quizá la advertencia para entrenar más en serio o aprender a cambiar de estrategia.
  • El deporte por último ayuda a huir del sedentarismo, favoreciendo el buen funcionamiento de todos los órganos.

El deporte es una alternativa al ocio sedentario que en muchos casos unido a una mala alimentación está dando lugar a niños con problemas de sobrepeso. Una alternativa al entretenimiento tecnológico: juegos de ordenador, tablets, consolas…

Se puede practicar, como hemos dicho, como complemento al horario escolar, pero no hay que descartarlo como ocasión para hacer algo en familia los fines de semana. Cada uno puede aprovechar el entorno natural en el que viva: playa, montaña, algún parque natural o artificial que tenga cerca… Podemos hacer voley-playa, senderismo, alguna ruta en bicicleta, un improvisado partido de futbol… En cualquier sitio se puede encontrar la forma de practicar el deporte idóneo, que además de ser beneficioso para la salud, lo será también para estrechar lazos en familia, para divertirse juntos, de una forma sencilla y relajada.