Por ejemplo, los baños herbales o baños de vapor con los cuales puede obtener efectos relajantes, tranquilizantes, terapéuticos o para tratar problemas de tipo respiratorio, de congestionamiento nasal o cuadros febriles, tanto en niños como adultos.

En líneas generales los baños consisten en mojar o humedecer totalmente el cuerpo o parte de este en un preparado de plantas medicinales, o entiéndase sumergirse en una bañera con algún tipo de infusión, mezcla o solución a base de hierbas.

Un modo de preparación consiste en el cocimiento (cocer plantas en agua hirviendo) ajustando la cantidad de plantas a las de agua a utilizar. Luego cuela esa solución, espera que entibie a un punto que el cuerpo puera tolerar la temperatura y luego se sumerge, bien sea el cuerpo completo o una parte de este.

Baños Herbales

Estos refrescamientos son muy funcionales y pueden resultar amigables para los niños. Tienen efectos relajantes o tranquilizantes, muy apropiados si resultan muy inquietos, ansiosos o bien son útiles para inducir al sueño. Puede prepararlos con manzanilla y lavanda, haciendo una infusión y colocándosela al agua o como se indicó en líneas anteriores por medio de un cocimiento con estas plantas.

Otro procedimiento es introduciendo las partes de la planta en un sobrecito o saco para que este flote en el agua a utilizar, la misma debe estar caliente, a una temperatura soportable por su cuerpo.

También son muy provechosas la caléndula, la albahaca, el hinojo, mellisa, entre otras especies. Estos baños también pueden tener un efecto estimulante, desintoxicante o aliviar el picor e irritación causado por los eczemas en la piel.

No es recomendable sumergirse más de 15 minutos, tampoco hacerlos reiteradas veces porque puede resecar la piel.

Baños de Vapor

Son ideales para tratar afecciones en las vías respiratorias, congestiones nasales o para bajar la fiebre.  Para prepararlos necesita hervir agua, una vez que haga ebullición lo quita de la cocina y le agrega el puñado de hierbas a utilizar para así taparla con un paño. Posteriormente ubique una silla, coloque el recipiente tapado cerca de sus pies, siéntese en ropa interior,  cubra su cuerpo con otra toalla grande, destape el recipiente con el preparado y respire o inhale su vapor. Al final cubra su cuerpo y no se mantenga cerca de sitios fríos o próximos a corrientes de aire.

Las plantas a utilizar pueden ser tomillo, menta o eucalipto. Este procedimiento lo puede hacer con su hijo, siempre que cuente  con su compañía y la precaución de no tocar la olla empleada para la solución a inhalar.

Un baño de vapor puede durar entre 10 a 15 minutos

Puede utilizarlo también en caso de otitis o infección en el oído. Son muy productivos para desprender toda la mucosidad o gérmenes presentes en las vías respiratorias.