Condiciones para poner una bañera en el dormitorio

Para que el resultado de añadir una bañera en tu propio dormitorio sea positivo, te damos las pautas que debes seguir para asegurarte de que este lujo no se convierta en un incomodo:

  • Lo primero que vas a necesitar es tener espacio. Una bañera queda realmente bonita en un cuarto de baño, pero es necesario que sea una habitación amplia o de lo contrario se verá todo demasiado junto.
  • Es necesario contar con tuberías. Si piensas en instalar la bañera en tu habitación lo más apropiado es que lo hagas cuando vayas a realizar reformas que permitan el paso de las tuberías por debajo del suelo.  Si prefieres tuberías exteriores para poder controlar fugas puedes hacerlo más fácilmente, aunque debes de taparlas con una caja embellecedor que permita que no se vean a no ser que tengas una decoración tipo industrial con tuberías al descubierto como parte de la decoración.
  • El suelo debe de ser adecuado. Incluso un suelo de madera permite una bañera si está debidamente tratado, pero al menos los alrededores de la bañera deben de ser suelos que permitan la humedad sin estropearse ya que una bañera es para utilizarla y al hacerlo es imposible evitar salpicaduras

El estilo de bañera

El estilo de la bañera debe ser acorde con el estilo general de la habitación. Un estilo romántico pide una bañera clásica de patas al más puro estilo retro y una habitación moderna querrá una bañera hidromasaje que incluso puede salirse de las formas más tradicionales.

Cualquier estilo de habitación puede encontrar su bañera ideal y también su manera de separarla del resto de la estancia. Los biombos son una fantástica forma de hacerlo que permite también diversidad de estilos, desde los de tela más retro hasta los tradicionales japoneses para dormitorios zen.

Un muro baño de obra es también una buena manera de realizar esta separación, sobre todo cuando hablamos de bañeras modernas que quedan mejor empotradas en pared. Puede ser un murito único o en forma de L con una bonita decoración y que sirva tanto de barrera con el agua como para dar una relativa intimidad a la persona que se está bañando.

Cuarto de baño integrado

Por último, una opción que no se debe descartar es la de integrar todo el cuarto de baño con el dormitorio, separándolos tan solo con una mampara de cristal o una pared de bloques de vidrio, pero sin puerta. Una de las ventajas de esta alternativa es que es válida para habitaciones de cualquier tamaño.

Esta posibilidad es muy adecuada para cuartos de baño que carecen de iluminación natural y que de esta forma aprovechan la de la habitación, consiguiendo una gran sensación de espacio.

La excepción a este espacio único sería el WC que debería de estar situado en una cabina por raciones de higiene evidentes, la cual podría estar realizada en cristal opaco para continuar jugando con el efecto de la luz y el espacio.