La ciudad es hoy una mezcla seductora de lo nuevo y lo antiguo, algo bien ilustrado por el innovador distrito cultural Museums Quartier. Aquí el patio de las antiguas caballerizas de equitación española, junto a la fachada barroca más grande de Viena, es ahora el hogar de la arquitectura museística contemporánea.

Fachada de Museums Quartier

Esta es la ciudad del arte y del pensamiento. Es el lugar donde Klimt elaboró el beso y donde la Galería de la Secesión marcó una nueva época de la pintura. Es el lugar donde Hitler, Marx y Freud tomaron café, en el centro del entonces invencible Imperio Austro-Húngaro.

Pero viajar a la ciudad no es sólo vivir una de estas "experiencias clásicas”. Si estas de visita en Viena hoy en dia te darás cuenta de que algo realmente grande y realmente importante está ocurriendo en la capital austriaca: está viva. Los nuevos edificios están en todas partes: La Biblioteca de la Universidad Wiener se muestra imponente en el horizonte, al igual que la nueva Torre DC (el edificio más alto de Austria), con el privilegio de albergar al lujoso hotel Meliá.

Una de las mejores maneras de respirar la gloria arquitectónica de Viena es viajar en el famoso tranvía amarillo. El Anillo de tranvía recorre toda la ciudad dibujando un círculo y su ruta de 5,3 kilómetros (3,3 millas) soplará las velas de su cumpleaños número 150 en 2015. Además, si la acción de tranvía histórico no ha sido suficiente para ti, puedes bajarte en el Museo del Tranvía, para conocer más de este patrimonio.

Con el tranvía amarillo puedes conocer muchos lugares turísticos de la ciudad

Otro interesante lugar que puedes visitar es La Galería de la Secesión cerca de La Plaza Carlos, que es sin duda la más hermosa del mundo. A pesar de tener más de un siglo de antigüedad, sus paredes blancas y adornos de oro siguen luciendo tan elegantes hoy como siempre.

Uno de los lugares más interesantes para quedarse en Viena no es un hotel, en absoluto, sino uno de los edificios que han sido transformados. Ex casas, tiendas y estudios de artistas se han convertido en salas de alta especificación para los visitantes que permanecen en toda la ciudad. Ofrecen a los huéspedes un verdadero sentido de lo que significa vivir en la Viena moderna.

Durante tu estadía a Viena podrás visitar a otro país sin salir de la ciudad, bueno, más o menos. El complejo de las Naciones Unidas en Viena ejerce extraterritorialidad, lo que significa que es territorio internacional, no austríaco. Varias agencias de la ONU permiten excursiones fascinantes de una hora de duración y dan a los visitantes la oportunidad de ver exposiciones sobre el trabajo de la ONU, además de ver algo de la interesante arquitectura de 1970. También ofrecen conferencias, visitas de arte y opciones para los niños.