Es probable que muchos opten por la práctica de este deporte por diversión, pero también hay que recordar que encontramos varios beneficios de jugar a fútbol, algo que también se aplica en el caso del fútbol sala. Aunque en tu caso lo practiques a nivel aficionado, seguro que te interesa mejorar como jugador, pudiendo disfrutar más de este deporte. La técnica es el punto más importante en un jugador de fútbol sala, las nociones técnicas deberán ir evolucionando a la misma vez que evoluciona el jugador, por eso esto es algo que ha de ser aprendida desde niños porque si no se quedará atrás en la práctica a nivel colectivo. El fútbol sala es una modalidad dentro del fútbol realmente espectacular, que aunque no sea tan mediática como la que se practica de fútbol 11, es mucho más dinámica. Si quieres probar otra aún más espectacular relacionada con el deporte del balón, puedes consultar también sobre el Teqball, una mezcla de fútbol con tenis de mesa. Pero ahora, centrémonos en los aspectos técnicos del fútbol sala, todo aquello en lo que realmente interesa entrenar para convertirte en  un mejor jugador.

Las acciones técnicas del fútbol sala en las que especialmente habría que trabajar para mejorar son:

  • El control: se basa en el dominio del balón, tenemos que ser capaces de conducirlo y dejarlo en la posición óptima para jugarlo en una acción después. Hay varios tipos de control.
    • Parada: detener un balón que nos llega de forma rasa o por el aire, ayudándonos por lo general con la planta del pie.
    • Semiparada: detención no total del balón, esta técnica la realizamos con cualquier superficie del pie, pecho o cabeza. Con ella imprimimos a nuestro juego una mayor velocidad ya que siempre tendremos el balón bien colocado para la siguiente jugada.
    • Amortiguamiento o “pinchar el balón” como se conoce comúnmente, mediante un gesto con el pie, pecho o cabeza reducimos la velocidad de un balón que se aproxima a nosotros a una velocidad considerable.
    • Control orientado: buscamos controlar y orientar el balón en un solo contacto.
  • La conducción: la técnica por la cual el jugador controla y maneja el balón con su pie por el terreno de juego a su antojo. La destreza en este ejercicio permite conducir el balón sin aminorar la velocidad de desplazamiento.
  • La finta: Movimientos por parte del jugador con la intención de hacer dudar al defensor de nuestra intención ofensiva. Esta técnica nos valdrá para el regate.
  • El regate: si tenemos adquirida la conducción del balón como una de nuestras habilidades, el regate es más sencillo, consiste en superar uno o más rivales sin perder la posesión del balón. Podemos regatear con un cambio brusco de ritmo o con una buena finta.
  • El tiro: golpeo al balón con el pie con el objetivo de anotar un tanto. Existen muchas formas de tirar a portería en función de nuestra posición, intención y posición del portero, asimismo podemos tirar con la punta, con el interior, con el empeine o con el tacón.
  • Entrada: Es una acción defensiva con la que el jugador intercepta al rival que conduce el balón con el fin de quitarle la posesión.
  • Pase: Con golpes suaves con el pie al balón, entregamos la posesión del balón a un compañero de equipo.  Hay muchos tipos de pases: rasos, entre líneas, al espacio, asistencia, altos…
  • La recepción: técnica por la cual recibimos el balón de un compañero controlándolo y disponiéndolo para una acción posterior.

Os dejamos ahora con un vídeo que presenta una clase completa de fútbol sala, para qe puedas ver algunos de estos movimientos de un modo más gráfico: