A medida que van creciendo las canciones además se convierten en una manera eficaz de que aprendan nuevos conocimientos  y habilidades  de una manera divertida  puesto que el ritmo y la rima hace que memoricen a través del juego que es la manera más sana y natural de que aprenda un niño y podemos reforzar además este aprendizaje con baile, mímica e instrumentos musicales.

Cualquier momento es bueno en lo cotidiano para inventar alguna canción que le haga aprender alguna palabra o habilidad nueva.

Cantar a los niños en casa a menudo mejora su intelecto y favorece su desarrollo cerebral, además de que los prepara mejor  para la escolarización dónde muchas lecciones son cantadas y hay muchos aprendizajes de conceptos.

El canto mejora su oído musical porque aprende a diferenciar diferentes tonos y melodías por lo que también es bueno que  desde pequeños jueguen con instrumentos musicales como el xilófono, la pandereta, las maracas o el tambor que les ayuda a marcar diferentes ritmos.

El canto les ayuda a memorizar por lo que podemos introducir lecciones básicas como nombres de animales, las partes del cuerpo, algunos números y cantárselas mientras les vestimos, bañamos en los ratos específicos de juego y ocio. En youtube hay multitud de canales en los que podremos aprender unas cuantas canciones. Siempre es mejor que los padres interactúen y se las canten jugando con ellos. También resulta muy útil ponerles canciones en otro idioma para que desde pequeño lo aprenda de una manera natural igual que aprende a hablar por la observación  cotidiana de lo que se habla en casa.

Luego más adelante las canciones con sus rimas  pueden ser una herramienta didáctica muy útil para aprender lecciones que a los niños suelen resultarles más complejas como la hora, la tabla de multiplicar y la geografía con el nombre de los ríos.

Las letras de las canciones favorecen su imaginación y podéis hacer dibujos con ceras y tizas de los personajes, teatros con muñecos e incluso jugar a los disfraces y escenificar lo que va diciendo la canción, también se puede jugar a hacer una canción inventada y que el niño la continúe en pequeñas estrofas.

La melodía favorece el libre movimiento y la expresión corporal de los más pequeños  por lo que podemos fomentar que siguiendo la melodía los niños bailen, se balanceen, toquen las palmas, salten y se agachen como un juego más.

Las canciones sirven para que el niño aprenda a pronunciar correctamente algunas letras simplemente incluyendo muchas palabras que la lleven en la canción y cantarla con frecuencia sin que le suponga ningún esfuerzo.

Las canciones fomentan en el niño un estado de ánimo positivo, igual que el sentimiento de grupo y la sociabilidad al cantarlas junto a otros niños. Asimismo refuerzan los lazos familiares con los padres, transmiten el legado cultural a través de las canciones populares y favorecen la integración social.