¿Qué necesitas en una habitación para estudiar?

A continuación te detallamos las claves a valorar para preparar un entorno ideal donde estudiar te resulte mucho más fácil:

  • Tranquilidad: La habitación que destines para estudiar debe estar, en la medida de lo posible, lo más aislada que se pueda, para garantizar el silencio y la tranquilidad. Los colores son esenciales para decorar la habitación. Para generar un ambiente de serenidad, debes precisar colores pasteles o fríos, como azules celestes, rosas y violeta claro, entre otros. Colores neutros como el beige, blanco y gris, generan la sensación de concentración, un ambiente ideal para estudiar.
  • Iluminación: Debes tener acceso a ventilación y a la luz. Lo más recomendable es que ubiques el escritorio cerca de una ventana para que te ilumine la luz del sol y, a su vez, recibas el aire del exterior. Está opción, puede funcionar con algunos, pero puede representar una distracción para otros. En caso de no tener acceso a una ventana o de distraerte estando cerca de una, siempre puedes instalar una lámpara de escritorio con un bombillo de luz LED suave.
  • Escritorio: Un escritorio es lo más esencial en esa habitación destinada a estudiar. Este debe ser lo suficientemente amplio para que puedas organizar tus lápices, cuadernos, libros, ordenador y todo lo que vayas a necesitar para estudiar. Debes asignarle un lugar fijo a cada uno de tus útiles escolares. Intenta decorar un frasco solo para lápices, otro donde tengas bolígrafos, en una bolsa almacena las gomas de borrar en otra los sacapuntas. Todo dependerá de lo que utilices regularmente para trabajar en tus tareas escolares. Lo más importante con el escritorio es mantenerlo organizado, despejado y limpio.
  • Silla: Es preciso que cuentes con una silla ergonómica que cuente con una altura adecuada. Esta garantizará una buena posición en la que podrás estudiar cómodamente. Lo recomendable es que, al sentarte, el borde superior de la mesa quede entre la cintura y la caja torácica. Evita sillas con ruedas instaladas ya que estas pueden ser un objeto de distracción para algunos.
  • Papelera: Para evitar el desorden, es recomendable tener una pequeña cesta cerca del escritorio en caso de necesitar botar algunas hojas de papel o virutas de lápices.
  • Biblioteca: Pueden ser instalados estantes en ciertos espacios de la habitación, para guardar los libros. Asegúrate de que estos no sean excesivamente altos, de manera que, si debes buscar algún libro, puedas acceder a ellos fácil y rápido. Cada uno de los libros en tu biblioteca personal deben estar debidamente organizados. Mientras más orden exista en la habitación, mejor.
  • Decoración útil: Es recomendable que coloques en alguna parte visible y accesible de la habitación, un calendario, de preferencia mensual y lo suficientemente grande como para hacerle anotaciones a cada uno de los días. Con este almanaque podrás organizar de una mejor manera tus ideas. También es recomendable tener a la mano una pizarra acrílica en caso de que se deban practicar ciertos ejercicios matemáticos o se necesite recordar algo en especial.

Un reloj sería de gran ayuda para llevar el tiempo que dediques a tus actividades. Este puede estar en el escritorio o bien puedes hacerte de un reloj de pared y colocarlo en lo alto de alguna pared.

Como accesorio opcional puedes armar una pequeña cartelera en la que coloques folletos, fotografías, recordatorios y demás cosas que quieras. Esto con la intención de decorar y darle un poco de personalidad a la habitación.