Recibe como nombre científico Medicago Sativa. Muy frecuente en los sembradíos, carreteras, terrenos secos tanto en climas fríos como templados. En cuanto a su aspecto destacamos sus vellos blanquecinos, sus flores azules o púrpuras y su fruto en legumbre en forma de espiral.

La alfalfa es una planta leguminosa, entendida esta como aquella caracterizada por tener su fruto cubierto por una vaina. Es alcalinizante, condición que se debe principalmente a su gran cantidad de minerales lo que es muy beneficioso para el cuerpo porque equilibra el valor del pH en la sangre, depurándola, mejorando así la defensa inmunológica, ofreciendo tonificación y vitalidad.

Actúa de manera favorable en las enfermedades del colón, diabetes, dolores menstruales, frigidez, eccemas, flatulencias, reumatismos, úlceras, várices…Por eso a su vez es considerada excelente laxante y diurético.

Una de sus principales características es todo su valor vitamínico y mineral pues reúne las vitaminas A, B6, B12, C, D, E, K, P y los minerales: calcio, fósforo, magnesio, hierro y potasio, además de aminoácidos como la arginina, lisina, treonina, triptófano y antioxidantes.

Estudios han determinado que la alfalfa contiene clorofila, lo que la convierte en una planta de muy fácil digestión y recomendada para las enfermedades como gastritis, hemorroides, anemia, estreñimiento, úlceras intestinales, trastornos hepáticos, asma, anemia, mal aliento y mal olor corporal.

También es buena para abrir el apetito, para la diarrea y eliminar parásitos en el intestino, para los trastornos respiratorios y molestias, especialmente las relacionadas con las fosas nasales y los pulmones. Efectiva para las hematomas, hemorragias nasales y el sangrado ocasionado por las hemorroides así como para cicatrizar heridas internas.

Los beneficios de la alfalfa

Estos son los principales beneficios que puede ofrecer la alfalfa, cómo puede ayudarte para problemas de salud o para proteger tu organismo:

  • Rica en enzimas indicada en la dispepsia.
  • Es perfecta para desintoxicar tu organismo.
  • Eficaz para la hipertensión arterial.
  • Es muy utilizada contra la artritis por su rica composición en minerales.
  • Su zumo, combinado con el de zanahoria y lechuga favorece el crecimiento del cabello.

Cómo aprovechar la alfalfa

Puedes preparar una infusión con agua y las raíces de la alfalfa, una vez que el agua llega a su punto de ebullición, añade la alfalfa, la dejas hervir por algunos minutos, la retiras del fuego, la dejas reposar y al enfriar, cuelas y consumes durante el día.

También puedes usarla al hacer una cataplasma para reducir las inflamaciones causadas por ejemplo por la artritis y la artrosis.

Si quieres calmar la hinchazón o el dolor causado por la picadura de una abeja o insecto, una manera es moliendo las semillas y mezclándolas con agua hasta formar una pasta y colocarla en la zona afectada.

Al igual que verduras y hortalizas, se puede consumir cruda en las ensaladas.

Entonces si no lo sabías, ya conoces todas las propiedades y bondades que te brinda la alfalfa, quizás la has visto una que otra vez en los mostradores de los supermercados, o comido sin estimar su valor dentro de los ingredientes del relleno de un pan… o bueno simplemente la única referencia que tienes de Alfalfa es el personaje de la película estadounidense Una Pandilla de Pillos en el año 1994, si es tu caso, te invitamos a aprovechar su riqueza integral.