• Fija un presupuesto: Debes de saber con cuánto dinero cuentas para hacer un viaje, y cuanto deseas destinar para los gastos que este conlleva. Establece un límite con el cual deberías hacerlo, luego comienza a restar la cantidad de gastos que estarán incluidos en el paquete, y podrás tener una idea de cuánto  dinero te falta, o si por el contrario cuentas con lo suficiente para poder disfrutar con tranquilidad.
  • Ten en mente varias opciones: Cuenta con varias opciones a la hora de elegir un destino, puede que tengas un destino en particular al que siempre vas, pero considera otras opciones, además existe variedad de precios. Las agencias de viaje por lo general ofrecen diferentes destinos, con precios más accesibles. Otras alternativas para aquellos amantes de la naturaleza, son los campamentos, paseos al aire libre, subir una montaña, entre otras.
  • Haz reservaciones con tiempo: Muchas veces los viajes de imprevisto suelen ser divertidos, pero nunca se sabe qué podría pasar. La planificación es buena a la hora de viajar, si ya tienes un destino previsto para viajar, es bueno que comiences a buscar los hoteles en donde puedes alojarte, comparas precios y poder elegir la opción que más se ajuste a tus necesidades. Recuerda que los precios pueden aumentar con el paso del tiempo, y mucho más en temporadas altas. En internet existen varias páginas que se encargan de la reservación del hotel y muchos ofrecen ofertas, trata de consultarlas.
  • Elige la mejor época: Si solo eres tú y tu pareja es mucho más fácil elegir una época fuera de la temporada de vacaciones, además no tendrán que preocuparse por más gastos. Si por el contrario tienes un hijo en edad escolar debes planificar bien para elegir el momento adecuado, para que no se ausenten durante sus actividades académicas. Puedes hablar con el profesor de tu hijo y pedirle un permiso durante un pequeño lapso, sin que pierda las fechas de sus evaluaciones.
  • Lleva comida contigo: Evita gastar mucho dinero en comidas, si bien puedes hacerlo porque vas de vacaciones y puedes darte un gusto, también tienes la opción de llevar enlatados contigo y alimentos no perecederos, así ahorrarás algo de dinero.

Por otro lado si aún no decides en donde alojarte, tal vez cuentes con parientes o amigos que vivan en el lugar donde vas, consulta si pueden alojarte por una semana, además de visitarlos puedes ayudarlos con los gastos de la comida mientras estés allí, e invitarlos a pasear durante tu estadía. Recuerda ayudar con la limpieza de su casa, así podrán invitarte de nuevo si decides quedarte en otra oportunidad.