Los beneficios de la natación son muy variados: mejoramos nuestro tono muscular, ya que utilizamos para llevar a cabo el ejercicio, una amplia cantidad de músculos de todo nuestro cuerpo, todo eso sin que nuestras articulaciones puedan sufrir algún daño; además con la natación no sometemos el cuerpo a condiciones climatológicas adversas, en invierno podemos disfrutar de la natación en piscinas climatizadas y en verano evitamos un excesivo calor a la hora de realizar un deporte; con la natación evitamos situaciones de excesiva sudoración y los riesgos de deshidratación. Asimismo, no solamente mejoramos  la tonificación muscular sino que la natación es uno de los ejercicios que más nos pueden ayudar en dolencias relacionadas con la espalda. Pocos deportes pueden ofrecer tanto.

Hay una serie de cuestiones fundamentales que debemos tener en cuenta a la hora de realizar la natación si lo que queremos es bajar de peso.

  • ¿Cuánto hay que nadar para poder perder peso? Lo correcto es llevar a cabo el ejercicio entre tres y cuatro días en semana con una duración de por lo menos 40 minutos.  Si se tiene la suerte de poder practicarlo en el mar, mucho mejor ya que el esfuerzo es mayor. La corriente del mar crea fuerzas contrarias contra las que resulta más difícil avanzar, mantener el ritmo y la respiración de manera regular.
  • Diferentes rutinas de ejercicio si eres hombre o mujer. Este difiere en la duración de los esfuerzos y los descansos, porque en la mayoría de los casos la cantidad de masa muscular en el hombre es mayor que en la mujer. Al tener este más músculo se podrán realizar mayores esfuerzos con ejercicios aeróbicos y anaeróbicos, incrementando a su vez el tiempo del descanso. Para las mujeres la rutina tiene que ser más extensiva con menor pausa. En definitiva, modificando los tiempos de descanso, podemos utilizar una rutina de natación para ambos géneros con el objetivo de perder peso y adelgazar.
  • La duración de las sesiones. Lo correcto es realizar sesiones de más de 20-30 minutos, a una intensidad moderada. Cuando empezamos a nadar durante los primeros veinte minutos, nuestro cuerpo consume la energía acumulada en los músculos, es entonces cuando el organismo empieza a consumir grasas de reserva, lo que supone una pérdida de peso. Dependiendo siempre de la constitución de cada uno, en media hora de natación se pueden quemar entre 80 y 500 calorías. Cómo ya hemos dicho, la clave será realizar un ejercicio aeróbico durante mucho tiempo a un ritmo tranquilo. Conforme vayamos mejorando en la práctica, podremos ir aumentando los tiempos y los ritmos, cómo en cualquier deporte que practiquemos.
  • El equipo necesario. Para la natación no necesitaremos casi equipamiento, solamente un bañador ajustado para evitar la resistencia al agua, un gorro y unas gafas protectoras para evitar molestias en los ojos.

Recuerda que además de practicar ejercicio que te ayude a reducir volumen y peso, es importante combinarlo con alguna de las dietas para adelgazar que te podrán ayudar a lograr tus objetivos. Lo ideal es encontrar el equilibrio con ejercicio físico diario y una alimentación saludable.