De forma más sencilla, la homeopatía ha sido definida como un tipo de medicina alternativa, método terapéutico o pseudociencia, cuyo principal argumento y premisa básica es que las enfermedades pueden sanarse con la misma sustancia que las causa si esta última es aplicada en pequeñas dosis diluidas en agua. Esta práctica no es nada nueva, ya que fue creada hace más de 200 años por un médico alemán llamado Samuel Hahnemann, para quien la filosofía de la homeopatía se resume en la frase “lo similar cura lo similar”.

¿Cómo funciona la homeopatía para perder peso?

Además de utilizarse como medicina alternativa para tratar enfermedades, la homeopatía es cada vez más utilizada como un método para adelgazar. Su función principal consiste en acelerar el metabolismo y sanar o mejorar patologías que ralentizan la digestión. Para los defensores de este método alternativo, el metabolismo y los procesos digestivos son factores esenciales en el cuidado del peso corporal, siendo posible regularizarlos mediante distintos tipos de tratamientos homeopáticos.

En cuanto a los trastornos digestivos, los homeópatas enfatizan en la necesidad de lograr reducir el apetito de las personas que quieren y necesitan perder peso. Para alcanzar este primer objetivo se utiliza el tratamiento conocido como Calcárea carbónica.

Ahora bien, si el exceso de apetito es exclusivamente por dulces o golosinas, la homeopatía ofrece otros tratamientos más específicos. Uno de ellos es hecho a base de nitrato de plata y se llama Argentum nitricum. Una segunda alternativa para estos casos de ansiedad por los dulces es el tratamiento llamado Capsicum Ignatia.

Ahora bien, en caso de que ya se haya cometido el “pecado” con un atracón de alimentos altamente calóricos y grasosos, los homeópatas recetan el tratamiento conocido como Nux Vomica porque ayuda a combatir las consecuencias digestivas de consumir alimentos grasosos y pesados en exceso.

Referente a problemas de carácter metabólico que son generados por o a causa del sedentarismo, el tratamiento Capsicum Ignatia que mencionamos anteriormente también ayuda a combatirlo. La función que cumple este compuesto es relajar anímicamente a personas realmente obesas o que creen estarlo por trastornos perceptivos, experimentando por ello sentimientos de depresión, tristeza, pereza y también miedo a salir de su zona de confort.

Otros dos tratamientos homeopáticos son utilizados para lograr adelgazar. Se trata de los llamados Coffea cruda y Antimonium crudum. El primero ayuda a reducir la ansiedad por comer en personas con trastornos del sueño y en el sistema nerviosos. El segundo es recomendado para personas con metabolismo lento y tendencia a engordar por factores genéticos.

Si bien toda la información aquí presentada se basa en fuentes confiables en el área de la homeopatía, nuestra recomendación siempre será que, antes de iniciar cualquier tratamiento para su salud, consulte con su médico o nutricionista de confianza.