Puede que ya tengas un horario mental de lo vas a hacer para estar listo a tiempo, pero nadie se salva de los nervios prenupciales. A continuación, te mostraremos lo que no debe olvidar hacer el novio el día de la boda.

  • Un horario justo: Tómate el tiempo necesario y piensa bien que necesitas para alistarte, y cuánto tiempo te tomará hacerlo. Se realista, lo más probable es que te lleve más tiempo del acostumbrado, pues ese día debes estar impecable y radiante. Dependiendo de la hora de la boda, recuerda incluir lo siguiente en tu horario: llevar tus cosas al sitio donde te vas a arreglar, comer algo, buscar a algún invitado, ir por el auto de bodas, descansar un rato, tomar una ducha, afeitarte, vestirte, entre otras cosas. Y nunca olvides llevar contigo un reloj, la noción del tiempo puede jugar a tu favor o en tu contra, por lo que no está de más configurar alarmas como recordatorio para que puedas seguir todo el protocolo del novio para ese día tan especial.
  • Comidas a la hora: Por muchos nervios, emociones acumuladas o falta de tiempo que puedas tener, no debes olvidarte de comer bien. Puede que sea un día muy ajetreado, por lo que revisar la nevera o preparar algo el día anterior puede aliviarte un poco las cargas ese día. Hasta puedes pedirle una mano a un familiar para que te ayude con ello. Ten en cuenta que algunos alimentos podrían jugarle una mala pasada a tu cuerpo, por lo que es recomendable evitar aquellos que te puedan perjudicar. Y en caso de que no tengas mucha hambre prueba con algo ligero, algún aperitivo o merienda. Recuerda que, es probable que durante la boda no tengas oportunidad de aprovechar el banquete. ¡Así que prevenirte de ello para no pasar hambre es lo mejor!
  • Un detalle para la novia: Lo más probable es que tu novia este con los nervios de punta, y más aún si no tiene noticias sobre ti. Por ello enviarle un detalle, la ayudará a calmarse un poco. Además, esto demostrará que tienes todo bajo control, por lo que le transmitirás seguridad. Puedes enviarle un ramo de flores, una carta de amor, una nota de voz, una tarjeta, un regalo, o cualquier otro detalle romántico que se te ocurra.
  • Tus cosas y sitio para arreglarte: Recuerda que, si vas a arreglarte fuera de casa, debes tomar en cuenta todo lo que necesitarás llevarte, para alistarte cómodamente. Puedes hacer una lista para que no se te olvide nada. Lo primordial sería el traje para la boda y la camisa, pero no debes olvidar tomar la ropa interior, las medias o calcetines, la corbata o el moño, el reloj, el boutonniere u otro accesorio que vayas a utilizar. Si es un día caluroso y eres de los que suda mucho, es aconsejable que utilices una camisa de algodón debajo, para no manchar de sudor la ropa. También ten en cuenta que, si te darás la ducha allí, debes llevarte tus cosas personales como toalla, jabón, champú, afeitadora, u otras cosas que creas necesitar. Si te han pedido llevar algo importante como los anillos o el discurso, guárdalo en el bolsillo del traje que utilizarás, donde estará más seguro.
  • Prevenir los nervios prenupciales: Puedes optar por hacer algo relajante temprano, como ir a caminar o trotar. También ir por un masaje o simplemente tomar una siesta, puede ser de gran ayuda para calmar un poco las emociones y relajarte. Así estarás radiante y de buen humor cuando llegue la hora de la boda.