Las características del pitbull han alimentado en numerosas ocasiones a la industria del entretenimiento. En muchos eventos clandestinos e ilegales son utilizados para peleas, hasta llegar al punto que el pavimento se tiñe de sangre. Si un pitbull se encuentra en situaciones de maltrato, lo lógico será notar conductas violentas y agresivas. Si el pitbull, en cambio, es entrenado con cariño y disciplina, se convertirá en el mejor amigo y guardián que un dueño pueda tener. Así que estamos muy lejos de incluir los pitbull entre las las mascotas más peligrosas pues estamos convencidos de poder ayudarte a criarlo desde joven para que se convierta en tu mejor amigo.

Para promover la paz en tu hogar, aquí tenemos los consejos más importantes a la hora de entrenar y educar de forma correcta a un pitbull: 

  • Es necesario delimitar el terreno, al establecer áreas en las que el perro pueda recibir grados de libertad. Es importante que todos los miembros de la familia conozcan e influyan en la selección de las zonas. 
  • El nombre del pitbull debe estar decidido desde el primer momento en el que entre por la puerta principal de la casa. Para él será fácil responder a su nombre siempre y cuando se use a menudo. 
  • Los pitbulls tienen muchísima energía, por lo que se recomiendan como mínimo dos horas de actividad física supervisada diaria.
  • o necesariamente debes sacarlo a pasear a la calle. Puedes adaptar ciertas áreas de la casa para su ejercicio como jugar a la pelota. Esto generará un importante fortalecimiento del vínculo perro-familia. 
  • Se recomienda también procurar las relaciones caninas desde que el pitbull es un cachorro. Esto ayudará a mostrar agresividad hacia otros animales. También es importante recordar que todas estas interacciones deben ser supervisadas por su dueño.
  • El refuerzo positivo nunca está de más. Cada vez que tu mascota haga algo bien es importante hacérselo saber con amor y afecto. Cuando, al contrario, haga algo que esté mal, utilizar el contundente “no” es más que suficiente. 
  • Enséñale diferentes trucos, pero nunca lo sobrecargues. Son perros, pero también se aburren de hacer una misma actividad por mucho tiempo. Dedica 15 minutos diarios para enseñarle órdenes básicas. Primero diles cómo ir al baño, quedarse quieto, entre otros. Cuando las haya dominado, enséñale trucos como dar la pata o sentarse.
  • Hazle saber que debe tener disciplina. Este tipo de perros son muy leales y protectores con su dueño, por lo que es importante reforzar su vínculo diariamente.
  • Si es necesario acudir a ayuda profesional ante situaciones de dificultad, hazlo. Los encantadores de perros conocen técnicas de condicionamiento de comprobada efectividad que permiten solventar cualquier desavenencia conductual del canino. Por más que conozcas a tu perro, hay cosas con las que no podrás lidiar así que en estos casos lo mejor será pedir ayuda.
  • Nunca intentes mitigar la naturaleza de tu perro. Los pitbull son, incluso genéticamente, perros de pelea, por lo que su constitución física y mental puede parecer particularmente agresiva. Sin embargo, esta condición no necesariamente tiene por qué ser nociva, así que deja que su comportamiento se manifieste sin ningún tipo de limitación. 
  • Intentar que cualquier ser vivo cohíba sus instintos, tan solo generará una serie de desequilibrios psicológicos que posteriormente devendrán en trastornos aún más graves que pueden ocasionar daños irreparables en los canes y en el resto de las personas y animales de su entorno.