No obstante, los huesos no producen calcio por sí solos, sino que lo adquieren por los diversos nutrientes que se obtienen a través de los alimentos. Sin embargo, debe consumirse lo suficiente porque si no se incluye la cantidad de calcio adecuado igualmente los huesos pueden fracturarse e incluso, crecer incorrectamente o de forma muy lenta.

Por esta razón, a continuación se te presentarán diversas maneras de obtener calcio, a través de comidas muy fáciles de preparar y muy ricas en nutrientes que no afecten para nada la dieta.

  1. Cereales: Los cereales contienen gran cantidad de calcio. Sin embargo, los fortificados son aquellos que contienen mayor cantidad de fibras y por lo tanto son los más recomendados. Esto se debe principalmente a que el consumo de fibras permite que pueda tenerse un peso adecuado. Eso les proporciona mayor estabilidad y soporte a los huesos.
  2. Vegetales verdes: Los vegetales verdes, como las espinacas, la col, las espinacas y las hojas de remolacha son unas de las mejores fuentes de calcio porque permiten tener mayor masa ósea. Además, son alimentos sanos que dan la posibilidad de llevar una nutrición adecuada. Podríamos preparar jugos verdes para tomarlos de forma rápida y nutritiva.
  3. El pescado: El pescado contiene muchos nutrientes, pero sobre todo es rico en vitamina D por lo que se recomienda ingerir seguidamente este alimento, ya sea entero o en atún. Sin embargo, algunos especialistas sugieren consumir la vitamina D en suplementos vitamínicos. No obstante, el pescado contiene un aproximado de 40% de vitamina D, lo que frecuentemente es mayor a cualquier suplemento vitamínico.
  4. Frutos secos: Otra buena opción para adquirir calcio en los huesos son los frutos secos, porque fortalecen a los huesos. Se recomienda comer por lo menos tres raciones de cualquiera que sea el fruto seco a diario. Sin embargo, con tan solo 100 gramos ya se estaría produciendo suficiente calcio. Algunos de los frutos secos pueden ser nueces, almendras, avellanas, castañas, ajonjolí y otros. No obstante, se recomienda realizar ejercicios para complementar el resultado al comer frutos secos.
  5. Zumo de jugos naturales: Algunas frutas como la naranja son las más apropiadas para consumir como jugo diariamente. Mayormente se recomienda tomar más de un vaso y que alguno de ellos sea a primera hora del día. Además, contienen gran cantidad de vitamina D y flavonoides. Estos se suman rápidamente al cuerpo y a los huesos.
  6. Lácteos: Los lácteos suplen las dosis necesarias de calcio en los huesos cuando no se ha ingerido nada más. Incluso cuando se detecta la falta de calcio, los especialistas mandan a consumir grandes cantidades de lácteos. Entre ellos entran la leche y los quesos. Sin embargo, para consumir lácteos en una dieta hay que consultarlo con un especialista porque se pueden tener alergias a estos o presentar reacciones poco favorables, como suele pasar seguidamente con este tipo de alimentos.
  7. Huevos: En el caso de los huevos, lo recomendable es comer solo la yema porque es donde realmente está la vitamina D. Aunque en efecto, no hay problemas si se come el huevo completo. Además, es un alimento rico en nutrientes por lo que entre otros de sus beneficios es ayudar a disminuir calorías, lo que puede ser totalmente necesario para las personas obesas.
  8. Galletas: Las galletas son otro alimento que contienen calcio. Sin embargo, las que contienen gluten, no son recomendables para personas que padecen celiaquía. Asimismo, las más apropiadas son las galletas de chocolates con chocolate oscuro y pueden ser elaboradas en casa y consumidas con gran regularidad.