Aún hoy los principales productores de esta sabrosa fruta tropical están ubicados en Sudamérica, constituyendo una de las exportaciones agrícolas típicas de la región y una importante fuente de sustento para ingente cantidad de familias.

La piña es primordialmente conocida por su sabor refrescante y dulce, aunque sin ser empalagosa o excesivamente azucarada. Además, su textura carnosa  y consistente le agrega más elementos deliciosos para el paladar. Aunado a todo lo anterior, tiene un alto valor nutricional.

A continuación te presentaremos otros siete beneficios que el consumo de piña te puede proporcionar. 

  1. Antioxidante: La piña es una fuente valiosa de antioxidantes naturales, tales como la vitamina C. También tiene yodo, fósforo y calcio, siendo recomendable consumirla para reforzar las defensas y combatir los radicales libres existentes en el organismo. Hay que recordar que estos radicales libres pueden llegar a desencadenar enfermedades tan graves como la diabetes o las afecciones cardiacas.
  2. Circulación sanguínea: La piña posee propiedades anticoagulantes que pueden ser de utilidad para las personas con problemas de circulación sanguínea.  Esta propiedad puede ayudar a prevenir y controlar problemas crónicos como la hipertensión y mejorar en muy alto grado la calidad de vida de aquellas personas que ya convivan con problemas que comprometen la circulación de su sangre.
  3. Aporta bromelina: La bromelina es una enzima de capital importancia para la salud de todos, pero especialmente para aquellas que están buscando prevenir enfermedades relacionadas con la edad avanzada, como la artritis. Esta enzima en la piña tiene propiedades antiinflamatorias. De igual modo, esta enzima también coadyuva en la digestión adecuada de los alimentos, beneficiando asimismo a las personas que sufren o padecen de indigestión, pesadez y acidez. 
  4. Aporta mucha fibra: La fibra es indispensable para la correcta absorción de los nutrientes de los alimentos.  Es la fibra la que nos asiste a la hora de reabsorber la grasa y estimula también el tránsito intestinal. Recientemente se ha descubierto que consumir cantidades moderadas de fibra puede ayudarnos a prevenir un cáncer de colon y a combatir enfermedades como el estreñimiento.
  5. Propiedades diuréticas: El efecto diurético de la piña la vuelve imprescindible  para aquellos que quieran eliminar líquidos de su organismo. Esto fue comprobado por investigaciones realizadas desde la Universidad de San Carlos de Guatemala, en donde se recomendó a la piña para las personas quieren conseguir un vientre plano. Esta misma propiedad diurética es la que estimula los riñones para que trabajen correctamente en la eliminación de las toxinas.
  6. Disminuye el colesterol: Igualmente la fibra de la piña reporta otro beneficio más, al ayudar a las personas a eliminar los residuos y toxinas que se encuentra en el cuerpo. Esto tiene un gran beneficio en todo lo relativo al control del colesterol.
  7. Combate problemas cutáneos: Ya que tiene una gran cantidad de agua y de antioxidantes también puede mejorar la celulitis y la piel de naranja. Desde que se empieza a consumir, la piña ayudará a mantener un equilibrio más sencillo, especialmente cuando se carece del tiempo para cuidar este aspecto.

¿Cómo incluyo la piña en mi dieta?

La piña es increíblemente versátil y ya te hemos dado muchas razones para comer piña y tratar de incluirlo aún más en tu dieta. Puedes hacer jugos, batidos, postres de diversa índole e incluso en ensaladas con ella. En cualquier modalidad que incluyas a la piña debes siempre tener presente sus múltiples beneficios y cómo estos pueden serte de alguna utilidad práctica.