Aunque muchas personas consideran que las iguanas son animales desagradables y sin ninguna conexión afectiva para con su dueño, debemos considerar el hecho de que si son bien entrenadas se convierten en animales extraordinarios para tenerlos como mascotas en nuestros hogares. Vamos a enumerarte a continuación otras razones que pueden hacerte cambiar de opinión:

  1. Su crecimiento depende del espacio proporcionado: Las iguanas más grandes no sobrepasan los 2.5 metros de longitud. Sin embargo, existen formas de inhibir que siga creciendo. Puedes decidir según el espacio de tu hogar y el cuidado que puedas darle, si le diseñas un hábitat de mayor o menor tamaño.
  2. Les gustan los ambientes cálidos: Son animales de sangre fría y por lo tanto necesitan el calor para sobrevivir. Es necesario entonces, que analices bien si en tu hogar el clima es lo más adecuado para la vida de la iguana. Debes cerciorarte que su terrario este entre los 28 y 30 °C. En los meses más cálidos, se recomienda que la iguana esté libre en el hogar, sin estar restringida a un espacio cerrado.
  3. No se alimentan de insectos: La gran mayoría de las personas cuando piensan en la alimentación de las iguanas, asocian inmediatamente los insectos. Sin embargo, aunque descienden de los reptiles, estos animales son herbívoros. Su dieta puede incluir sencillas hojas de lechuga, varios tipos de vegetales o frutas.
  4. Puedes domesticarlas y crear un vínculo afectivo: Las iguanas en estado salvaje no son fáciles de domesticar. El proceso se consigue mediante la interacción diaria de la iguana con su cuidador, cambiándole la comida diariamente, limpiando el terrario y acariciándola o sacándola al sol. Puede inclusive llegar al término conocido como iguana socializada, donde se muestra interesada por otras personas de la casa o animales o incluso para subirse a su regazo a dormir una siesta.
  5. No suelen transmitir enfermedades al humano: Se sabe que la mayoría de las mascotas pueden ser vectores de ciertas enfermedades transmisibles al hombre. En el caso de las iguanas, no estamos muy alejados de esta realidad.  Sin embargo, si se respetan las condiciones de higiene básicas cuando se manipula un reptil como éstos, no debe representar ningún problema para la salud del cuidador. Es indispensable entonces, el lavado de tus manos siempre que manipules la iguana y evitar el contacto directo con tus artículos de uso personal.
  6. Son animales solitarios: Si prefieres tener solo una mascota, las iguanas son el tipo de animal perfecto para ti, porque normalmente sólo se agrupan durante los periodos de celo y reproducción. Las iguanas macho, son bastante agresivas y si juntas dos en el mismo terrario pueden pelarse ya que son muy territoriales.

Por ello se recomienda no tener dos iguanas juntas en casa, pero si el cuidador desea tener otra iguana debe considerar lo anterior, buscando entonces una pareja hembra/macho para facilitar así la convivencia; siempre teniendo en cuenta que en estado salvaje las iguanas no necesitan compañero. Para eso, debe informarse sobre el comportamiento de las iguanas y todo lo que precisan para el mantenimiento en cautividad.