Los pescados aptos para el consumo humano se dividen, por su color, en dos grandes grupos: azules y blancos. Los primeros concentran mayor cantidad de omega 3, pero su contenido graso y calórico es más alto. Los pescados blancos, por su parte, son mejores para quienes buscan perder peso porque contienen menos calorías (unas 80 por cada 100 gramos) y menos grasas (entre 2 y 5% de su composición), aunque su concentración de omega 3 sea menor. No hay duda de los beneficios del pescado para cuidar nuestro organismo con el aporte de nutrientes necesario. A continuación nuestra recomendación de los mejores pescados para nuestra salud.

  1. Salmón: es un pescado azul con un alto contenido de omega 3, vitaminas A, D y del complejo B, magnesio, selenio y fósforo, así como 20 gramos de proteínas de alta calidad (es decir, con todos los aminoácidos esenciales) por cada 100 gramos de carne. Otra de sus ventajas es su bajo nivel de mercurio.
  2. Merluza: es uno de los mejores pescados blancos y hay muchas especies en su tipo, siendo una de las mejores la merluza europea común. Además de su exquisita y suave carne, este pescado es ideal para quienes buscan perder peso, ya que solo contiene cerca de 65 calorías por cada 100 gramos y apenas 2% de grasa. La merluza contiene vitaminas del complejo B, potasio, magnesio y fósforo y casi 12 gramos de proteínas de alta calidad por cada 100 gramos de carne. Al igual que el salmón, es uno de los pescados con menor cantidad de mercurio.
  3. Sardina: este tipo de pescado es de los más económicos y a su vez de los más beneficiosos. Se suele conseguir enlatado y también fresco, entero o en filetes. Es uno de los pescados azules con mayor contenido de omega 3. Las sardinas también son ricas en fósforo, vitaminas B3 y B6 y, si comemos sus pequeñas y delgadas espinas, también estaremos consumiendo calcio.
  4. Atún: de todas las variedades de atún la más recomendable por su bajo nivel de mercurio es el atún blanco. Los especialistas recomiendan incluso más el atún claro enlatado que las otras variedades, aunque todas las variedades aportan vitaminas, minerales y omega 3. Lo importante, a pesar de los beneficios del atún, es consumirlo moderadamente (no más de 8-10 latas pequeñas semanales) por su alto contenido de mercurio y, si lo preferimos fresco, prepararlo adecuadamente, especialmente si optamos por preparar el pescado crudo, algo muy habitual para este ingrediente de textura tan exquisita y sabor realmente intenso.
  5. Trucha: este pescado de río es cada vez más fácil de conseguir gracias a su cultivo en piscifactorías. Se trata de una especie de la familia del salmón y, a pesar de ser un pescado azul, su contenido calórico es mucho menor al del resto de este tipo. La trucha es rica en vitaminas A, B3, hierro, potasio y fósforo. Por ser un pescado pequeño suele consumirse entero, lo que permite aprovechar aún más sus propiedades.