Por otra parte, son la mejor opción para incorporar mayor cantidad de vegetales a nuestra dieta. Cuando nos hemos quedado sin ideas para preparar los vegetales, o si no somos aficionados de las hortalizas frías, las cremas de verduras pueden convertirse en una opción sumamente sana y sabrosa.

Entre las recetas de cremas de vegetales que se suelen preparar de manera más común, las que son más fáciles de hacer y las preferidas de la gente se encuentran las siguientes:

Crema de calabacín

Es una sopa de sabor muy suave, convirtiéndose en una de las preferidas de los niños. Puede acompañarse con patata o puerro y queso. Con esta crema obtendrás una comida completa, saludable, rica y con pocos ingredientes.

Método de la preparación

  • Cortar los vegetales (calabacín, patata, puerro) en cuadros y dorarlos con aceite en un sartén.
  • Una vez dorados, pasar a una olla y cubrir con caldo de pollo. Dejar cocinar por veinte minutos a fuego medio.
  • Cuando la verdura está blanda, sacarla y triturarla hasta convertirla en papilla.
  • Unificar todos los ingredientes con una batidora: la papilla, sal, queso, leche y especias al gusto. Batir hasta lograr una crema homogénea.

Crema de zanahoria

Esta es una crema dulce por excelencia, ya que la zanahoria es un vegetal con alto contenido glicémico. Esta cualidad te permitirá aumentar o contrarrestar los sabores dependiendo del acompañante. Por ejemplo, si se incluye en la preparación cebolla, queso o jamón ahumado, obtendrás una crema más salada. Mientras que si le agregas batata o calabaza, vas a resaltar su dulzura. La elección depende del gusto de cada persona.

Para prepararla sigue estos pasos:

  • Hervir la zanahoria y los vegetales acompañantes en una olla con agua, sal y pimienta hasta que estén blandos.
  • Hacer puré con los vegetales y luego unirlos con un caldo de pollo o de jamón, aunque también puede usarse agua. Agregar queso si así se desea, un poco más de sal y especias.
  • Si se quiere una crema salada se le puede trocear jamón ahumado que previamente haya sido dorado con aceite en un sartén.

Crema de espinaca

Esta es una de las cremas más tradicionales y siempre figura entre las denominadas recetas de la abuela. Pero la verdad es que tiene sus razones para ser una receta legendaria pues aparte de ser una crema reconfortante y rica, es sumamente nutritiva. Puede realizarse con nata o crema bechamel y el queso puede constituirse como el acompañante perfecto.

Si deseas preparar esta crema de espinaca, a continuación encontrarás los pasos para realizarla:

  • Cocer las hojas de espinaca en abundante agua con sal, durante cinco minutos.
  • Si se desea con bechamel, preparar la salsa, de manera tal que no quede demasiado espesa.
  • Incorporar las hojas de espinaca con una batidora. Agregar sal, pimienta, salsa bechamel o nata, queso y batir hasta lograr una crema homogénea.

Con la preparación de estas cremas puedes evitar que los vegetales se dañen en la nevera, al prepararlos de una forma diferente pero deliciosa que seguramente será del agrado de todos los miembros de la familia. De esta forma, te asegurarás de que reciban todas las propiedades que los vegetales tienen para ofrecer.