Es importante resaltar que no tiene nada que ver con los zumos que contienen aloe vera, sino que se trata del jugo de la propia planta. Los jugos que venden en las herboristerías suelen tener muy buena calidad y se mantienen en buen estado mucho más tiempo que los que elaboramos en casa, por lo que suelen ser la opción favorita.

Para elaborar zumo de aloe vera en casa hay que cortar un par de hojas de la planta y pelarlas completamente una vez lavadas. Se debe de recoger el gel que sueltan las plantas y mezclarlo con un poco de zumo de limón para su conservación. Puede aguantar una semana en la nevera.

Propiedades del zumo de aloe vera

El zumo de aloe vera es utilizado normalmente para combatir problemas relacionados con el aparato digestivo. Se utiliza tanto para evitar la aparición de enfermedades como para ayudar a curarlas. También es consumido por personas que quieren adelgazar.

Sin embargo, tiene otras propiedades no relacionadas con el aparato digestivo que también son muy interesantes.

Propiedades relacionadas con el estómago:

  • Ayuda a mejorar la digestión porque estimula la producción de bilis.
  • Es beneficioso para las úlceras de estómago, ayudando a curarlas.
  • Ayuda a digerir mejor los alimentos, ayudando de este modo a adelgazar.

Propiedades relacionadas con el intestino:

  • Ayuda a combatir el síndrome de colon irritable.
  • Aumenta la producción de flora intestinal.
  • Combate las diarreas regulando el funcionamiento del intestino.

Otras propiedades

  • Ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre, por lo que es beneficioso para los diabéticos.
  • Contribuye a la oxigenación de la sangre y a mejorar la circulación, por lo que tiene beneficios para el corazón. Como además también reduce el colesterol, los beneficios son mayores.
  • También se ha demostrado que ayuda a combatir los síntomas de las alergias estacionales.

¿Tiene alguna contraindicación?

Es habitual creer que los productos naturales carecen de contraindicaciones, pero esto no es así. Incluso infusiones que parecen muy inofensivas, como la manzanilla, pueden tener sus contras si, por ejemplo, se padece de tensión baja.

El aloe vera no es una excepción y su jugo no debe de ser consumido por mujeres en estado de gestación, ya que podría causar contracciones en el útero. Tampoco durante la lactancia ya que se podría pasar al bebé a través de la leche y se desconocen los efectos que podría tener en el cuerpo de un lactante.

Si se toman ciertos medicamentos, como los corticoides, tampoco se recomienda tomar jugo de aloe vera porque podría influir en la asimilación del mismo. En cualquier caso es importante consultar con el médico antes de tomar este jugo si se está tomando cualquier tipo de medicación para asegurarse de que no interfieren.