La zanahoria nos ayuda a ponernos morenos bronceando nuestra piel de manera natural gracias a que es capaz de estimular la producción de melanina por su contenido de betacaroteno, que es el principal responsable de la pigmentación de nuestra piel. Así que comer zanahorias en abundancia ayuda a tomar ese colorcito tan deseado por muchos para evitar esa piel pálida que luce no blanca como una perla, sino pálida como la de una persona enferma o con mala salud. Vamos a ver algunos remedios que podemos usar partiendo de la zanahoria como ingrediente principal, que se añade a otros alimentos que podemos comer para el bronceado, todos aquellos que contribuyen a la pigmentación de nuestra piel del modo más natural.

Loción natural de zanahoria y sésamo

Además, podemos hacer nuestra propia loción para tomar el sol con un simple macerado de zanahoria y aceite de sésamo para aplicarlo como una loción bronceadora antes de tomar el sol y broncearnos de forma segura para tomar un color dorado y bronce que luce hermoso en nuestra piel.

En el verano podemos comer abundante zanahoria si queremos aprovechar al máximo el sol de la playa o cuando nos bronceamos en casa, ya que la producción del betacaroteno que las propiedades de la zanahoria provocan es esencial para que el proceso de bronceado se vea más favorecido.

También en el invierno podemos vernos más saludables con una loción de zanahoria y aceite de sésamo como la que hemos dado, solo basta frotarla sobre la piel y tomar el sol de forma segura o en una máquina bronceadora si tenemos una disponible en casa o en un negocio de bronceado, pero asegurémonos que sea de forma natural.

Después del bronceado

Una vez que tengas el bronceado que deseas con la ayuda de la zanahoria, puedes comer también otros ingredientes interesantes como la remolacha o betabel, pues esta hortaliza contiene también betacaroteno y te ayudará a mantener el bronceado por más tiempo, además de sus otras propiedades que siempre resultan ideales para obtener interesantes nutrientes.

De igual manera no olvides que los cuidados post bronceado son muy importantes y es necesario cuidarse la piel aplicando cremas hidratantes que eviten la resequedad de la piel, y por supuesto, una piel sana empieza desde dentro, y para ello mantenerla muy hidratada tomando abundante agua es lo más indicado.

Con estos consejos podrás darte un bronceado sin pasar por una clínica de estética para unas sesiones de rallos uva o pasar largas horas expuestos al sol, todo de un modo saludable y además consiguiendo mantener una piel muy fresca e hidratada con, todo ello cómo no gracias a la ayuda de la zanahoria.