Este nuevo producto de Youtube se dirige exclusivamente a los editores de noticias, que a menudo insertan vídeos en sus noticias, ya sean propios o de terceros. De esta forma, lo que Google quiere es que las empresas de medios utilicen mucho más sus canales de vídeos, brindándoles la posibilidad de tener más control sobre el reproductor de Youtube que incrustan en su sitio web.

De esta manera, no sólo tendrán la posibilidad de contar con más herramientas para crear contenidos sino también de colocar sus propios anuncios publicitarios en los vídeos, sin necesidad de la intervención del gigante de internet. Esto implica que los editores recibirán ingresos por las publicidades y además total control sobre los derechos de autor.

Para llevar a cabo este nuevo proyecto, Google trabajará de cerca con los editores de noticias, brindándoles información sobre las mejores prácticas y recomendando los tipos de contenido a insertar. De esa forma, Youtube vendría a reemplazar los reproductores web incrustados en las noticias de los sitios de noticias de la BBC o The Guardian, por ejemplo.

Sin embargo, aún puede ser un poco temprano para ver la primera versión de este producto, ya que Google afirmó que todavía se encuentran desarrollando el nuevo productor, cómo lucirá, cómo funcionará, el control editorial, la distribución, las recomendaciones de los “videos sugeridos”, los formatos publicitarios y muchas otras cosas más.

La empresa de Mountain View anunció, por otra parte, que lanzará YouTube Embedded Player Pilot en el primer o segundo trimestre el año 2016 y será testeado por los medios asociados El País, La Stampa y The Guardian, entre otros, antes de que la versión definitiva salga a la luz en el tercer trimestre del año próximo.

Debido a que muchos medios de comunicación han optado por recurrir a Facebook Videos, Google se veía en la obligación de realizar una oferta interesante. Sin dudas, brindarles a los editores de noticias la posibilidad de manejar su propia publicidad en los contenidos es algo bastante tentador para cautivarlos.

La gran diferencia entre Facebook y Youtube es que este último paga, mientras que el primero no lo hace. Google, por muy difícil de creer que sea, no participará de los ingresos por publicidad de esos vídeos.

Incluso los reproductores propios que utilizan los editores de noticias en sus sitios web tienen sus limitaciones y no presentan grandes oportunidades para monetizar los contenidos tal como puede brindarles este nuevo servicio de Youtube.

Por el momento no se puede suscribir a este servicio ya que se encuentra en la fase de prueba, aunque seguramente será posible cuando Google amplíe la base de usuarios de lanzará YouTube Embedded Player Pilot el año próximo.