Qué ver en Valladolid

  • Plaza Mayor. Para comenzar a recorrer la ciudad, nada mejor que hacerlo en el lugar más turístico y neurálgico de Valladolid: su Plaza Mayor. Se encuentra en pleno corazón de la localidad, y si llegáis hasta ella en vehículo propio, aquí mismo podréis aparcarlo en un parking subterráneo bajo la plaza. Es considerada una de las más grandes que hay en el territorio español, y aunque antiguamente era el núcleo comercial más importante de la ciudad, hoy en día es el área donde se concentran la gran mayoría de bares y restaurantes. En cualquier época del año, se organizan diferentes tipos de eventos por lo que es un rincón imprescindible en nuestro viaje, tanto para disfrutar de su gastronomía como para conocer la esencia de Valladolid.

Plaza Mayor de Valladolid

  • Catedral de Valladolid. A unos 400 metros podemos ir andando hasta una de las construcciones más importantes de la ciudad, la Catedral de Valladolid. También es conocida entre sus habitantes como ‘La Inconclusa’ ya que aunque se empezó a levantar en el siglo XVI no se llegó a terminar como se mostraba en los planos. Su acceso al interior es totalmente gratuito y aquellos que quieran visitar también el Museo Diocesano que alberga dentro, deberán pagar 3 euros por persona.

Catedral de Valladolid

  • Teatro Calderón. Y al salir de la Catedral, nos dirigiremos al norte de la ciudad ya que a menos de 200 metros está otro de los lugares más destacados de Valladolid: el Teatro Calderón. Se abrió a mediados del siglo XIX y hoy en día en su interior tienen lugar las representaciones más importantes del noroeste del país. Podéis consultar si durante vuestro viaje realizan alguno de sus espectáculos de música, danza o teatro; y si no disponéis de mucho tiempo, merece la pena verlo aunque sea desde el exterior.

Teatro Calderon

  • La Antigua. Prácticamente frente al Teatro Calderón está otro de los templos religiosos más importantes de la ciudad, la Iglesia de La Antigua. Es más conocido incluso que la Catedral y es uno de los monumentos más antiguos de la población y que se encuentran en perfecto estado de conservación. El acceso a su interior no tienen ningún tipo de coste y toda la zona que la rodea, al ser la universitaria, es perfecta para coger fuerzas en alguno de sus económicos locales de hostelería.

Iglesia la Antigua de Valladolid

  • Casa Museo de Colón. Continuamos la visita viendo uno de los museos más importantes de Valladolid, la Casa-Museo de Colón, ya que en esta población fue donde terminó sus días el ilustre personaje. Aunque el edificio se levantó en la década de los sesenta, se construyó a semejanza de la casa que tuvo el explorador en Santo Domingo y en su interior se recoge diferente información relacionada con Cristóbal Colón. Abre todos los días, excepto los lunes, de 10 a 14 horas y de 17 a 20,30 horas y el precio de entrada es de 2 euros para adultos y de 1 euro en tarifa reducida.

Casa Museo Colón de Valladolid

  • A orillas del Pisuerga. Cuando empiece a caer la tarde, nada mejor que recorrer las aguas del río sobre ‘La Leyenda del Pisuerga’. Este barco hace un pequeño crucero durante tres momentos al día: las 11, las 12 y las 19 horas. Nosotros te recomendamos que te reserves esta actividad para última hora de la tarde ya que es cuando la temperatura será más agradable si lo visitas en verano y donde podrás tener unas vistas más hermosas con el atardecer de fondo. El encanto del barco reside en su aspecto antiguo y además, los guías hacen un repaso por la historia de la ciudad explicando a los pasajeros los lugares que se van recorriendo.

Orillas del Pisuerga, a su paso por Valladolid

¿Dónde cenar en Valladolid?

Y no se puede terminar una jornada visitando la ciudad sin saber dónde cenar en Valladolid. Y es que la población es todo un referente en España en el ‘mundo de la tapa’. Como comentábamos anteriormente, las zonas más recomendadas por su relación calidad-precio son la de los alrededores de la Plaza Mayor y la que está en torno a la Iglesia La Antigua, considerada esta última la zona universitaria. El lechazo es el plato protagonista en la mayoría de los platos que ofrecen sus restaurantes, pero también destacan otros productos como el queso y el vino. Sin duda, no puedes marcharte de Valladolid sin degustar su gastronomía en alguno de sus locales del centro de la ciudad.