• Puerta de San Francisco. Para comenzar una visita por San Marino, nada mejor que adentrarse en el corazón de la región y para ello, conocer la Puerta de San Francisco. Se levantó a mediados del siglo XIV para proteger a la ciudad de los posibles ataques, y de hecho, todavía en la actualidad podemos ver una placa en la que se ‘avisa’ a aquellos que quieran acceder con armas a su interior que serán castigados por ello. Justo al lado está uno de los templos religiosos más importantes de San Marino, la Iglesia de San Francisco construida 500 años atrás. Los amantes de la pintura encontrarán justo a la izquierda de la basílica la pinacoteca más importante de este estado.
  • Plaza de la Libertad. Sin duda, uno de los puntos neurálgicos de San Marino es la famosa Plaza de la Libertad, donde se puede encontrar el Palacio Público, considerado la sede del estado. El nombre de esta plaza reside en la estatua de mármol que la preside representando la libertad y situada junto a un pequeño mirador que ofrece unas hermosas vistas así como pintorescos comercios de hostelería y tiendas. Y es que precisamente ir de compras por San Marino es una de las actividades más habituales entre los turistas debido a sus atractivos precios y la gran variedad de souvenirs que se pueden adquirir.

Plaza de la Libertad

  • Fortaleza de Guaita. Pero sin duda, el símbolo por excelencia de San Marino son sus antiguas torres de entre las que destaca la Fortaleza de Guaita. Se encuentra en una de las zonas más elevada de este pequeño país, el Monte Titano, por lo que desde ella se tiene una espectacular panorámica en 360 grados de toda la nación. Cuenta con más de mil años de antigüedad, en los que a lo largo del tiempo la torre ha servido como construcción defensiva, prisión y hoy en día uno de los monumentos más visitados de la ciudad. Su precio de entrada oscila alrededor de los 5 euros por persona y permite el acceso conjunto a la torre Rocca Cesta.

Fortaleza de Guaita, un símbolo de San Marino

  • Rocca Cesta. Y es que este es otro de los principales atractivos de San Marino y uno de los edificios más elevados del pintoresco país. Desde aquí podréis apreciar y fotografiar la magnitud de la Fortaleza de Guaita, ver las impresionantes vistas desde lo alto de San Marino y visitar el Museo de Armas Antiguas. Aquí se exponen cientos de herramientas, objetos y piezas relacionadas con las armas especialmente de la época medieval.

Subida a la torre de Rocca Cesta

  • Montale. Aunque fue construida posteriormente a Rocca Cesta y la Fortaleza de Guaita, la torre de Montale cuenta con más de 700 años de antigüedad. También es la más pequeña de las tres y la que cuenta con una ubicación más estratégica ya que está completamente rodeada por altas paredes de roca. Sólo se puede ver desde su exterior ya que está cerrada al público; sin embargo, resulta una visita imprescindible aunque sea por los alrededores para conocer en nuestro viaje a las tres principales joyas de San Marino.

Torre de Montale