Qué ver en Padua en un día

San Antonio de Padua es uno de los personajes religiosos más importantes de Europa, y precisamente la basílica levantada en Padua en su honor, es uno de los monumentos más turísticos de la ciudad. El santo perdió su vida a principios del siglo XIII y sus restos se guardaron en el interior del templo religioso una vez acabada la construcción. Su espectacular fachada no desmerece a su interior, donde los visitantes podrán acceder en cualquier época del año. Si se quiere conocer más información sobre San Antonio, en Padua se pueden visitar varios lugares turísticos que ofrecen más detalles sobre la vida del religioso, como el Museo de San Antonio.

La siguiente parada será a otro de los edificios más visitados de la población, el Palacio de la Ragione. Está situado entre las dos plazas más neurálgicas de Padua, la Plaza del Erbe y la Plaza de la Fruta; en ésta última podremos aprovechar para hacer algunas compras en el mercado callejero que se monta por la mañana y donde podremos degustar algunos de los productos típicos de la región. Y aunque estas dos plazas son dos de los núcleos principales de la localidad, la plaza más grande de Padua e incluso de Italia es la de Prato del Valle. Su principal característica es que está formada por un canal en forma de círculo y donde están representados mediante decenas de esculturas personajes ilustres de los últimos siglos.

Consejos para visitar Padua

  • Dónde comer en Padua. Como la mayoría de poblaciones de italianas, Padua ofrece una gran variedad de bares y restaurantes a los turistas donde podrán degustar los platos tradicionales de su gastronomía. Además de las clásicas pasta y pizza italianas, Padua tiene como tradición servir al mediodía una bebida conocida como ‘spritz’. Se trata de una bebida alcohólica elaborada principalmente con vino blanco, soda y limón o naranja. Te recomendamos las zonas de la Plaza del Erbe o la Plaza del Santo para sentarte en alguna de sus terrazas y probar la cocina típica de esta región del norte de Italia.

Plato de uno de los restaurantes de Padua

  • Cómo llegar. Si tu escapada la vas a hacer desde la ‘ciudad de los canales’, lo más recomendado para ahorrar dinero en tus vacaciones es ir de Padua a Venecia en tren, ya que el precio es de unos 3 euros por persona y conectan ambas ciudades en un cuarto de hora aproximadamente. Si no sabes cómo ir de Roma para Padua puedes hacerlo mediante tren, alquilando un vehículo o en avión. Hay vuelos nacionales entre Roma y Venecia que conectan las dos ciudades en pocos minutos, y aunque esta es la opción rápida también es la más cara.
  • Alquileres en Padua. Si tienes varios días para preparar tu viaje, te recomendamos que no sólo centres tus vacaciones en visitar Venecia sino que te muevas por las ciudades de los alrededores como Murano, Verona y por supuesto esta encantadora ciudad. Y es que para alejarte de los elevados precios de la mayoría de alojamientos de Venecia, puedes optar por los alquileres en Padua donde ahorraras dinero y tendrás más tiempo para ver la ciudad.